Lo que representa para Montería convertirse en una biodiverciudad

Se plantean metas ambiciosas en reforestación, disminución de emisiones y transportes alternativos.


Montería fue elegida por el Ministerio de Ambiente para ser incluida en el proyecto de biodiverciudades, iniciativa para crear entornos urbanos amigables con el ambiente y que le supone varios retos a la Perla del Sinú.

Uno de ellos es que se da un salto importante en la meta de reforestación, inicialmente el gobierno de Carlos Ordosgoitia se había propuesto plantar 250 mil árboles en cuatro años, y si Montería se convierte en biodiverciudad deberá plantar al menos 1.700.000 árboles en un ambicioso programa de reforestación de la cuenca del Sinú.

Desde las instituciones educativas oficiales se deben establecer cátedras de conciencia ambiental y proyectos de reforestación con viveros escolares, para que los niños y niñas desde temprana edad cultiven la conciencia ambiental.

Lea también  Cuatro corregimientos priorizados para controles a ley seca extendida

Montería como biodiverciudad debe volver la mirada a la ribera del río Sinú y contemplarla como una oportunidad antes que una amenaza por sus problemas de erosión y contaminación, tiene que visionarse como una zona para el ecoturismo y el desarrollo de actividades sostenibles.

Otro reto es seguir recuperando la Sierra Chiquita, bosque de galería que es considerado el pulmón de la ciudad y uno de los pocos relictos de bosque tropical de que quedan en el área periurbana.

En igual sentido, Montería tiene que establecer políticas serias y desarrollar programas para disminuir emisiones en actividades como la ganadería extensiva a través de sistemas silvopastoriles y mejores prácticas agropecuarias.

Lea también  Montería ha aplicado el 78% de las 39.695 vacunas recibidas a la fecha

El alcalde Carlos Ordosgoitia asegura que dos importantes ciénagas de Montería: Maracayo y Betancí tienen que ser recuperadas dada su importancia ambiental.

Si Montería quiere convertirse en una biodiverciudad tendrá que colocarse metas más ambiciosas en energías alternativas para acceder a recursos del Fondo Verde del Clima y a pagos por servicios ambientales del Ministerio de Ambiente.

Otro componente importante de una biodiversidad es el transporte alternativo y la posible inclusión de los planchones en un programa de pago por servicios al ser un transporte libre de emisiones, fortalecer su red de ciclovías y fomentar el uso de la bicicleta.



Join the Conversation

Join the Conversation