“Gracias a Dios le estamos dando el último adiós a mí papá”

Hombre que protagonizó un altercado en la Clínica IMAT entregó su versión de los hechos.


Montería. Ernesto Enrique Cordero Sánchez, es el hombre que aparece en un video literalmente arrancando la puerta de la urgencia de la clínica Imat en Montería, hecho que según la institución fue un intento de agresión contra la misión médica.

El protagonista de esta historia en diálogo con LARAZON.CO entregó su versión de los hechos ocurrido en la tarde del sábado horas después del fallecimiento de su padre en ese centro médico.

Inicialmente aclaró que no hubo agresión contra ningún médico ni personal de la clínica y tampoco los amenazó de muerte, reconoce que pudo haber lanzado expresiones fuertes, pero todas motivadas porque les informaron que su ser querido iba a ser cremado aún sin tener el resultado confirmatorio de la prueba de COVID-19.  

Lea también  Alcalde exige a EPS atender oportunamente a pacientes con síntomas de COVID-19

“En la clínica sabían que mi padre iba a fallecer porque ya estaba sufriendo de los pulmones. Tuvo una recaída y a las 12:30 nos informan que había fallecido. Apenas llegamos a la clínica lo primero que nos dijeron fue lo cremamos tenga o no tenga COVID-19 porque de aquí no sale sino es cremado”, relató Cordero Sánchez

Según el familiar del paciente fallecido, en medio de su dolor se alteró y lo llevó a reaccionar de forma agresiva, arrancó la puerta de la entrada, reconoce que es una reacción desproporcionada, pero en ese momento tenía en su cabeza una cantidad de sentimientos aflorados.

Relata que pidió le dejaran ver el cuerpo de su padre así fuera desde una distancia segura, para que su señora madre se pudiera despedir de él y también lo negaron, “fue en ese momento cuando me cegué y reacciones de la forma en la que aparecen los videos”.

Las horas pasaron y la negativa de la familia retrasó hasta las 5:00 de la tarde el traslado del cuerpo hacia el horno crematorio, dando tiempo a que llegara la prueba confirmatoria PCR la cual finalmente dio negativo, el fallecido no tenía COVID-19.

Lea también  Montería volverá al pico y cédula de solo dos dígitos por día

El cuerpo del padre de Ernesto fue finalmente entregado a la familia y al cierre de esta edición estaba en la capilla de velación, “gracias a Dios estamos dándole el último adiós a mi papá, lo que hice fue por rabia porque quieren cremar a los muertos enseguida, sin esperar los resultados de la prueba”.

Ernesto ofreció disculpas al personal asistencial si en algún momento los ofendió o se sintieron amenazados por su actitud y aclaró que todo su malestar radicó en que querían cremar el cuerpo de su padre sin esperar el resultado de la prueba.

“Si a nosotros nos explican que van a esperar el resultado para entregarnos el cuerpo, nosotros lo entendemos, pero no, ellos insistían en cremarlo de una vez y no hay nada más duro que no poder despedirte de un ser querido”, dijo.

Lea también  Piden a Minsalud dotar con ventiladores mecánicos a hospital de campaña de Montería

Esta situación plantea muchos interrogantes en cuanto a la forma y sensibilidad de los centros médicos a la hora de planear las alternativas de disposición de cadáveres a familiares de personas que fallecen con diagnóstico interrogado de COVID-19.

Cada vez son más frecuentes este tipo de situaciones que abren un sano debate ético que las autoridades están en mora de abordar.



¿Qué opinas de esto?