Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Estudiantes y docentes de la Universidad San Martín, adelantan jornadas de protestas en Montería

Montería. Luego del anuncio del Gobierno de intervenir a la Fundación Universidad San Martín, tanto docentes, estudiantes y personal administrativo de la sede del alma mater en Montería, se encuentran expectantes y preocupados ante lo que pueda ocurrir con su futuro académico y laboral. Guillermo...

Hasta familiares de Mariano Alvear, que laboran en la sede la Universidad en la capital de Córdoba, se sumaron al paro indefinido de docentes, estudiantes y personal administrativos, que reclaman soluciones y respuestas ante el limbo académico y laboral en el que están sumidos.

Montería. Luego del anuncio del Gobierno de intervenir a la Fundación Universidad San Martín, tanto docentes, estudiantes y personal administrativo de la sede del alma mater en Montería, se encuentran expectantes y preocupados ante lo que pueda ocurrir con su futuro académico y laboral.

Guillermo Montiel, docente de la Institución, aseguró que sólo en la sede de Montería hay más de 500 estudiantes afectados, de igual forma a la planta docente le deben alrededor de 7 meses de salarios, por este motivo tanto profesores como estudiantes se sumaron al cese de actividades convocado por el personal administrativo del claustro.

“Este problema tocó fondo por la desviación de los recursos y el no pago de las prestaciones sociales de ninguno de los empleados de la Fundación Universitaria San Martín, por eso anunciamos un paro indefinido y exigimos el pago inmediato de la obligaciones que tienen pendientes”, indicó el docente.

De igual forma, aclaró que la decisión tomada por el Ministerio de Educación Nacional, al intervenir la Universidad fue acertada, pero, demostró su desacuerdo por el contenido del comunicado abierto del Ministerio donde ponía en duda la calidad de la educación que impartía en centro Universitario.

“La Ministra no puede decir que la San Martín es una Universidad de garaje, porque tiene una infraestructura física envidiable, el hecho de que haya malos manejos administrativos no le restan méritos al nivel educativo”, puntualizó.

Y añadió: “Esperamos que los administrativos de la Universidad definan lo que les hemos planteando en un pliego de peticiones, especialmente el pago de los salarios atrasados y prestaciones sociales, obviamente esto pone en riesgo la terminación del semestre académico de los estudiantes, por eso están con nosotros exigiendo sus derechos”, sostuvo.

Laboratorio no está operando

La Universidad San Martín posee un moderno laboratorio de Investigación y Biotecnología, ubicado a las afueras de la ciudad en la vía que comunica a Montería con Planeta Rica, según el docente Guillermo Montiel, esas instalaciones no están funcionando pues los trabajadores se sumaron al paro que adelantan por el incumplimiento en el pago de salarios y seguridad social.

“Desconozco a ciencia cierta qué es lo que pasa con ese laboratorio que es uno de los negocios, no sé si sería irrespetuoso decir fachada de la Universidad San Martín, pero es uno de los fondos a los cuales se desvía el dinero que se recauda por concepto de las Matriculas”, dijo.

No renovaron registro calificado de ingeniería

Actualmente la sede en Montería de la Fundación Universitaria San Martín tiene los programas de contaduría pública, administración de empresa, medicina veterinaria y zootecnia, e ingeniería de sistemas, esta última no tiene registro calificado vigente, según reveló el docente Guillermo Montiel.

“El Registro calificado de Ingeniera no se renovó por eso no están autorizados para recibir estudiantes, en el caso de contaduría están esperando recibir la visita de pares académicos, y para administración de empresa se recibió la visita en julio de este año y aún no hay respuesta”, precisó.

Finalmente, dio a conocer que la deserción de estudiantes en el alma mater se redujo en un 45% pasó de tener 900 estudiantes matriculados a algo más de 500, “esto por la poca confianza que proyecta la Universidad”.