La millonaria cifra que mueve el tráfico de fauna silvestre en el mundo

El ministro de Ambiente de Colombia, Carlos Correa, advirtió sobre los efectos de este flagelo y las acciones que desde el país se emprendieron.


El comercio ilegal de vida silvestre mueve, anualmente, entre 20.000 y 40.000 millones de euros a nivel global, siendo uno de los negocios ilícitos más rentables del planeta, advirtió el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, durante la apertura de la II Conferencia de Alto Nivel de las Américas sobre el Comercio Ilegal de Vida Silvestre.

Gran parte de ese tráfico de fauna proviene de países sudamericanos, pero el fenómeno es a escala global. El jefe de la cartera ambiental hizo un llamado a la acción para enfrentar este flagelo que hoy afecta la biodiversidad del planeta.

“Hoy estamos viendo en el mundo una triple crisis: cambio climático, pérdida de biodiversidad y contaminación. Estamos aquí para trabajar en una de las acciones que, si nos unimos entre todos, será duradera, y es frenar la pérdida de la biodiversidad. Hacemos un llamado a la acción, ¿qué vamos a hacer? Vamos a sensibilizar, educar y trabajar todos en un mismo propósito. Debemos enseñarles a los ciudadanos el patrimonio natural que tenemos”, afirmó Correa.

Colombia fortaleció su lucha contra el tráfico de especies

Colombia tiene dos valiosas herramientas para hacerle frente al comercio ilegal de fauna y frenar la pérdida de biodiversidad: la Ley de Delitos Ambientales, que penaliza este delito hasta con 12 años de prisión, y la Ley 2153 de 2021, que creó el Sistema de Información, Registro y Monitoreo, que permite controlar, prevenir y evitar el tráfico ilegal de fauna y flora silvestre en Colombia.

Zac Goldsmith, ministro de Ambiente de Reino Unido, resaltó que con esos esfuerzos se interrumpen las cadenas de suministro y trabajando con el sector privado.

“También estamos ayudando a las comunidades a construir medios de vida sostenibles para que puedan evitar este tráfico de fauna. Tenemos que seguir avanzando y aprovechar el progreso de la COP26, construyendo un marco robusto para que podamos restaurar la naturaleza durante esta década. Si seguimos afectando los ecosistemas, todo lo que queremos lograr se nos va a salir de las manos”.

A su turno, Pierre Lapaque, director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), dijo que “esta II Conferencia se convierte en un importante referente para la región contra el tráfico de vida silvestre”. Además, aseguró que “desde UNODC reiteramos nuestro compromiso en el cumplimiento de la ley ambiental en la región para frenar este grave flagelo que amenaza la vida silvestre y la sostenibilidad”.



Join the Conversation

Join the Conversation