Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Se cumplen dos años del asesinato de Harold y Camilo a manos de un fiscal

Lora Correa disparó por la espalda a Harold e hirió en un hombro y una pierna a Camilo Andrés luego de que ambos, presuntamente sostuvieran una riña con su hijo menor.

Familiares de los jóvenes baleados por el Fiscal Lora, protestaron en los bajos del Palacio de Justicia en días pasados.

Córdoba. Hace dos años, un 18 de junio, el accionar de un arma de fuego derivó en apagar la vida de dos jóvenes: Harold Suárez Rivas, de 21 años, y Camilo Andrés Rodríguez, de 33.

La mano que, presuntamente, activó la pólvora fue la del fiscal antibacrim, Mario Alfonso Lora Correa, un sábado por la noche en un sitio nocturno ubicado en la calle 41 de Montería.

Hoy, dos años después, el caso sigue sin resolverse y los familiares de los jóvenes asesinados continúan denunciando dilación en el proceso.

►Relacionado: Denuncian retraso en caso del fiscal Lora Correa

Lora Correa está libre, luego de que varios jueces y fiscales de Córdoba se declararan impedidos para procesar las audiencias preparatorias del juicio

El fiscal fue trasladado a Barranquilla en noviembre de 2017, luego retornó a Montería como delegado ante el Gaula y posteriormente fue removido al Chocó.

En abril del presente año se volvió a aplazar la audiencia preparatoria de juicio debido a que el abogado de Lora, Guillermo Álvarez Machacón, se excusó por segunda vez por un procedimiento de salud que se realizó en Barranquilla.

Según la reconstrucción de los hechos, Lora Correa disparó por la espalda a Harold Suárez e hirió en un hombro y una pierna a Camilo Andrés luego de que ambos, presuntamente sostuvieran una discusión con el hijo menor del fiscal, en ese entonces menor de edad.

“Mi hijo era un muchacho inquieto, inteligente, amigo del barrio, técnico en refrigeración del Sena, mecánico de motos, era apasionado a la vida. Él era un niño grande, de 1.80 metros de estatura, responsable, prefería los dibujos animados, el Chavo del Ocho, jugaba fútbol y levantaba pesas, esa noche le dieron por la espalda, contó a El Heraldo, Ermes Suárez, el padre de Harold.

Harold residía en el barrio Sucre de la capital cordobesa, y murió el 26 de agosto, mientras que Camilo era nativo de Fredonia, Antioquia pero había llegado a Montería en 2006 y falleció el 3 de julio durante una intervención quirúrgica.

►Relacionado: “Nos siguen teniendo de burla”: Familiares de jóvenes asesinados por fiscal



¿Qué opinas de esto?