Judicializados diez implicados en acciones criminales del paro armado en Córdoba

Las capturas se efectuaron durante los días en los que el departamento experimentó una crítica situación de seguridad.


Montería. Tras la solicitud de un grupo de fiscales de la seccional Córdoba, diez personas fueron judicializadas por delitos relacionados por el paro armado desarrollado en el departamento.

En uno de los casos, dos de los capturados fueron enviados a prisión por el delito de fabricación, tráfico y porte de armas de fuego, accesorios, partes o municiones y amenazas.

Según pudo establecer el ente investigador que los dos indiciados fueron sorprendidos el 5 de mayo en vía pública de Sahagún portando un arma de fuego tipo revólver calibre 38 con 6 cartuchos sin percutir y panfletos alusivos a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia.

Otro de los capturados enviados a la cárcel fue alias el menor, detenido el 6 de mayo pasado en Montelíbano, con 20 panfletos alusivos al paro armado.

Lea también  Hombre en silla de ruedas es señalado de abusar de una menor en Tierralta

A su vez, en Montelíbano, se logró judicializar a alias ‘Mario’ luego de ser hallado en flagrancia, el 6 de mayo, con seis cartuchos calibre 38 y panfletos alusivos al bloque ‘Juan de Dios Úsuga’. Deberá responder por los delitos de porte de armas de fuego y amenazas.

Por otra parte, el 7 de mayo fue capturado en Buenavista un sujeto señalado por el delito de terrorismo. Según el ente investigador este sujeto se movilizaba con un bolso que contenía 10 comunicados supuestamente de las AGC.

En Lorica fue enviado a prisión por fabricación, tráfico y porte de armas de uso privativo de las fuerzas armadas un hombre capturado el 8 de mayo, este sujeto intimidaban a comerciantes para que cerraran sus negocios. Se le halló una granada y 7 panfletos con logotipo alusivo a las AGC.

Lea también  Hombre en silla de ruedas es señalado de abusar de una menor en Tierralta

Finalmente fueron judicializados otros dos sujetos, el primero de ellos por porte de armas y amenazas y uno de ellos tenía una orden de captura vigente por concierto para delinquir con fines de homicidio y presuntamente sería sicario del Clan del Golfo.



Join the Conversation

Join the Conversation