Cerebro del crimen del fiscal Pecci negoció con la Fiscalía, tendrá inmunidad por un año

Según información revelada por Blu Radio, este pacto garantiza la inmunidad total para Galeano en su proceso penal, con una duración de un año.


Francisco Luis Correa Galeano, señalado como el cerebro detrás del asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci, ha alcanzado un acuerdo con la Fiscalía mediante la firma de un principio de oportunidad. Según información revelada por Blu Radio, este pacto garantiza la inmunidad total para Galeano en su proceso penal, con una duración de un año. A cambio, se espera que el acusado se convierta en el testigo estrella en el caso contra Gabriel Carlos Luis Salinas Mendoza, el ciudadano venezolano vinculado al uso de un jet ski en el asesinato de Pecci mientras este disfrutaba de su luna de miel en la isla de Barú.

Lea también  Identifican al motociclista involucrado en el asesinato del empresario Roberto Franco

La Fiscalía ha otorgado el principio de oportunidad a Galeano, imputado por los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego. El acuerdo establece condiciones específicas, incluyendo la colaboración de Galeano como testigo clave en el proceso contra varios acusados, entre ellos Margareth Lizeth Chacón Acuña, Ramón Emilio Pérez Hoyos, Andrés Felipe Pérez Hoyos y Gabriel Luis Salinas Mendoza.

La solicitud de Galeano para acceder al principio de oportunidad se basó en su disposición para brindar información que condujo a la identificación de los presuntos determinadores del homicidio, así como la financiación del crimen. Se reveló que los Pérez Hoyos habrían proporcionado los recursos económicos necesarios para llevar a cabo el asesinato de Pecci.

Lea también  13 detenidos escaparon de una estación de Policía de Medellín y asesinaron a un intendente

Bajo los términos del acuerdo, Galeano debe rendir testimonios, mantener una conducta ejemplar en su vida personal y social, y expresar perdón a las víctimas. La inmunidad parcial se aplica específicamente al delito de homicidio agravado, mientras que el proceso por el delito de porte de armas de fuego continuará su curso legal.