60 años de cárcel para responsable de masacre en barrio Robledo de Medellín

Eduardo Alberto Murillo Mena, alias El Diablo, fue sentenciado a 60 años de prisión por su participación en una incursión armada que dejó cinco personas muertas y otra lesionada, en la urbanización Las Flores, ubicada en el barrio Robledo de la capital antioqueña. De acuerdo con la investigación adelantada por un fiscal seccional de Medellín, la noche del 30 de abril de 2011, Murillo Mena acompañado de otro sujeto incursionó por la fuerza a diferentes apartamentos de la mencionada urbanización...


Eduardo Alberto Murillo Mena, alias El Diablo, fue sentenciado a 60 años de prisión por su participación en una incursión armada que dejó cinco personas muertas y otra lesionada, en la urbanización Las Flores, ubicada en el barrio Robledo de la capital antioqueña.

De acuerdo con la investigación adelantada por un fiscal seccional de Medellín, la noche del 30 de abril de 2011, Murillo Mena acompañado de otro sujeto incursionó por la fuerza a diferentes apartamentos de la mencionada urbanización y sacó a varios residentes, los cuales fueron conducidos hasta el Bloque 16 del mismo complejo habitacional.

Una vez en el lugar, llamó por celular a un tercero quien habría ordenado disparar contra todos los presentes. En la acción perecieron Juan David Cortés Fernández, Eduard Ríos Zapata, Harnefer Pareja Zapata, Elver Jiménez Montoya y Gladis Elena Avendaño Rodríguez, quien fue asesinada delante de su hija de 12 años de edad. En los mismos hechos resultó lesionada Isabel Cristina Zapata Arias.

Lea también  Doble homicidio en el sector Chechenia, sur de Montería

Al realizar la tasación de la pena, el Juzgado 13 Penal del Circuito de Medellín estableció que alias el Diablo debería purgar una sentencia de 72 años y 10 meses de prisión por los delitos de homicidio múltiple agravado, tentativa de homicidio agravado y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal. Sin embargo, por prohibición expresa del artículo 31 del Código Penal Colombiano se le impuso la máxima pena establecida, 60 años de prisión.

La decisión de primera instancia fue apelada por la defensa ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Medellín.



Join the Conversation

Join the Conversation