Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La historia de Leslie, una joven que mira a través de la música y con los ojos del alma

Leslie tiene 20 años. Nació y vive en Montería, ¿sus pasatiempos favoritos? Hacer deporte y cantar. Esta es la historia de una joven que ha decido enfrentar un reto: tentar su futuro con el corazón. “La discapacidad no es sinónimo de incapacidad”. Una voz agradable...


Leslie tiene 20 años. Nació y vive en Montería, ¿sus pasatiempos favoritos? Hacer deporte y cantar. Esta es la historia de una joven que ha decido enfrentar un reto: tentar su futuro con el corazón.

foto1 (1)
“La discapacidad no es sinónimo de incapacidad”.

Una voz agradable ha invitado a Leslie Coronado a subir a la tarima. Para llegar al escenario, con paso firme, sube cada escalón. Toma el micrófono, saluda al público y a los invitados especiales. Mira al frente y espera que la pista inicie. Sonríe y desvía la mirada al suelo por un momento. Levanta su vista. Inicia la canción. Ella canta, baila y anima a sus espectadores para que la acompañen.

Al terminar la canción, el público, al unísono grita “Otra, otra”, su voz es preciosa y las voces que piden que Leslie interprete otra canción dan fe de ello. La próxima semana Leslie irá a representar a su Institución en un zonal de la región Caribe por ser la ganadora del Festival de La Canción en Córdoba.

Desde niña cantó. Ella me dice que fue su familia quien la convenció de su talento y en la medida en que pasaron los años se sintió segura de su aptitud con el manejo de la voz.

Mientras habla conmigo, después de que baja de la tarima, una sonrisa se dibuja en su rostro. En medio de la conversación me pregunta “¿crees en la paz?”, mientras que con sus manos tienta e inspecciona una bandera blanca, le respondo con una pregunta de vuelta: ¿Crees en la paz?, me dice que sí. “y también creo en la construcción de un país más incluyente”.

foto2 (1)
“La construcción de la paz comienza por casa. Hay que ser más tolerantes”, Leslie Coronado.

Leslie solo puede distinguir algunas sombras en el mundo. Una enfermedad congénita la dejó sin la posibilidad de una visión 20/20, pero también le dio la oportunidad de desarrollar otras habilidades, me dice, “unas por otras”, agrega. Después se ríe.

Es delicada y habla pausado. Es como si pensara cada frase que sale de su boca. Durante la entrevista procura ser precisa y cuando me explica cómo ha sido su formación académica, parece que el ruido de la presentación de un grupo vallenato le incomoda, y aprovecha la eventualidad para decirme que la tolerancia es la base de un mundo mejor. También me dice que es necesario dejar de creer que los “discapacitados” carecen de capacidades: “eso no es así. Nosotros no carecemos de nada. Por el contrario, somos muy capaces y, en muchos casos, más valientes que una persona convencional”, sentencia.

ESCUCHE A LESLIE INTERPRETAR LA CANCIÓN “COLOR ESPERANZA” DE DIEGO TORRES:

En el auditorio hay más de 2000 personas. La música está con un volumen muy alto, muchos asistentes conversan, otros, se toman fotos, y Leslie levanta la mirada cada 4 o 5 segundos, es como si pudiera distinguirlo todo con claridad.

Ella no sueña con ver. Ella sueña con apoyar a todos aquellos que han sido segregados por la sociedad. Para Leslie no fue fácil ingresar a una Institución para formarse profesionalmente. Después que terminó su colegio pasaron 2 años para que ella pudiera acceder a la educación. “No es fácil que te acepten en un salón de clases, me ha costado siempre”, y es esto lo que ella no quiere que pase con quienes sufren algún tipo de “discapacidad”. Después de que me da su concepto de “Discapacidad” me hace prometer que usaré el término entre comillas porque ya sé que el concepto general es errado. Lo prometo.

Además de cantar y estudiar, Leslie también practica el goalball (el único deporte paralímpico creado específicamente para personas invidentes o con deficiencia visual), entre sus proyectos está expandir el deporte: “mujer, el deporte cambia vidas, hay muchas historias inspiradoras”, dice y me agarra la mano.

Así se juega el GoalBall.
En el GoalBall participan dos equipos de 3 jugadores. El juego se basa principalmente en el sentido auditivo para detectar la trayectoria de la pelota, la cual lleva en su interior cascabeles que suenan al movimiento del balón; por lo que este deporte requiere una gran capacidad de orientación espacial para poder interceptar el balón.

Ella es capaz de asumir cualquier reto”, me cuenta Hernán Mercado, el instructor vocal de Leslie. “En una presentación Leslie empezó a bailar en una tarima sin importarle su limitación, cuando le llamé la atención me dijo que ella sabía por dónde iba, y hoy, yo estoy seguro de eso”, añadió el hombre responsable de educar la voz de esta joven promesa.

Le refiero la anécdota a Leslie y me dice “sí, para mí no hay nada imposible. Yo no soy una discapacitada. Yo tengo una limitación sensorial, mas no estoy mal de la mente”, concluye.

Ella, dice que está de acuerdo con lo que Diego Torres dice en una canción: “es mejor perderse que nunca embarcar para poder tentar al futuro con el corazón”.

 

 

 



¿Qué opinas de esto?