La primera plaza es rojiblanca

El Club Atlético de Madrid aseguró la primera plaza del Grupo A tras sacar un empate a cero ante la Juventus en Turín. En un choque con ocasiones en su primera parte y con dominio italiano en su segunda el Atlético mantuvo el tipo con una actuación estelar de sus centrales uruguayos. Saltó al moderno Juventus Stadium Diego Simeone con un equipo revestido de acero. Mario Suárez en apoyo de Gabi y Koke en la medular y Raúl García para...


El Club Atlético de Madrid aseguró la primera plaza del Grupo A tras sacar un empate a cero ante la Juventus en Turín. En un choque con ocasiones en su primera parte y con dominio italiano en su segunda el Atlético mantuvo el tipo con una actuación estelar de sus centrales uruguayos.

Saltó al moderno Juventus Stadium Diego Simeone con un equipo revestido de acero. Mario Suárez en apoyo de Gabi y Koke en la medular y Raúl García para dar más empaque a Arda Turan y Mario Mandžukić en el último tercio de campo rojiblanco. En el once de Massimiliano Allegri no hubo sorpresas. Fernando Llorente salió de inicio para escoltar a Carlos Tévez y Andrea Pirlo partió también en el once titular en el centro del eje para enfrentarse al equipo de un ex compañero suyo, ya que el internacional italiano y Simeone coincidieron en el FC Internazionale Milano. Regresó a la defensa Stephan Lichtsteiner tras perderse el partido ante la ACF Fiorentina del pasado fin de semana, aunque la zaga bianconera siguió mermada por las bajas de Andrea Barzagli y Martín Cáceres.

Y tal vez esa fue la razón de que la primera gran ocasión del choque fuera visitante. Koke se encontró un balón franco tras un rebote dentro del área y su remate fue repelido no sin problemas por Gianluigi Buffon. En el minuto 8 replicó Fernando Llorente tras un buen balón en profundidad de Paul Pogba y su remate fue desviado a córner por un Miguel Ángel Moyà que intuyó más que vio el disparo del riojano.

Superado el cuarto de hora el ritmo desenfrenado del choque bajó. El centro del campo de ambos equipos hizo acto de presencia y las ocasiones empezaron a ponerse más caras. Pero en el minuto 23 el joven José María Giménez hizo trabajar a Buffon con un remate de cabeza con mucha intención y otra vez Llorente puso la respuesta transalpina con otro cabezazo que Moyà volvió a detener sin excesivos problemas. Al borde del descanso Mario Suárez probó suerte desde lejos pero de nuevo Buffon demostró que pese a su veteranía no es fácil batirle en las grandes citas.

La segunda parte comenzó con susto también para el capitán de la selección italiana. Un córner muy cerrado de Gabi se estrelló contra el primer palo de la portería de la Juventus. Algo que no intimidó a la afición local, que animaba con pasión al campeón de la Serie A con el objetivo de impulsar a su equipo para conseguir un resultado que le permitiera clasificarse como primero del Grupo A.

Superado el minuto 50 el partido empezó a tomar claro color bianconero. La Juve empezó a dominar la posesión y a volcarse con mucha gente sobre el área de Moyà. No disponía de ocasiones claras el equipo de Allegri, pero la sensación de peligro era constante. Esta situación se prolongó hasta los últimos 15 minutos de partido. El Atlético se defendía con uñas y dientes y pese al cansancio acumulado seguía limitando el poder ofensivo local gracias en gran parte a la actuación de sus centrales uruguayos: Giménez y Diego Godín.

Ninguno de los dos entrenadores había hecho ningún cambio llegado el minuto 85. El agotamiento era evidente, y con ambos equipos clasificados la tensión del choque se rebajó notablemente. En los últimos instantes el pacto de no agresión certificó un empate a cero que le otorga al Atlético la primera plaza del Grupo A y a la Juventus la segunda, y por lo tanto la clasificación para octavos de final.

©UEFA.com