Cementerio de Juan XXIII, en completo abandono, piden a Salud municipal intervenir

Se ha convertido en un verdadero foco de enfermedades respiratorias y cutáneas, los malos olores ya se sienten con fuerza en las viviendas vecinas.


Montería. Osamentas expuestas, malos olores, basuras y un deterioro total, es el panorama lúgubre del cementerio del barrio Juan XXIII en la margen izquierda de la ciudad de Montería. Lo que antes era camposanto se ha convertido en un lugar nauseabundo.

Para ir a visitar las tumbas, los dolientes tienen que caminar entre la basura, escombros y aguas putrefactas.

Vecinos de este sector señalan que el camposanto se encuentra en completo abandono y ahora la situación se agravó por las inundaciones debido al taponamiento de los canales de desagüe.

Varias bóvedas están abiertas, de ella emanan olores desagradables, hay presencia de roedores y ponzoña además algunas osamentas están expuestas.

Este cementerio se ha convertido en un verdadero foco de enfermedades respiratorias y cutáneas, los malos olores ya se sienten con fuerza en las viviendas de los alrededores, señalan habitantes de esta zona de la ciudad quienes piden intervención urgente a la Secretaría de Salud Municipal.

La situación preocupa, pues de acuerdo con varios habitantes de esta zona de Montería, aquellos que se han atrevido a denunciar la situación, recibieron panfletos intimidantes en las puertas de sus casas, por ello piden a la Fiscalía una investiguación.

 



Join the Conversation

Join the Conversation