Trepada en un árbol para tener internet, así recibe clases una joven cordobesa

Daniela Sarmiento, quien estudia Licenciatura en Ciencias Naturales en la Unicórdoba, tuvo que devolverse a su vereda por la pandemia.


Redacción. Daniela Saray Sarmiento Pérez, de 18 años, y en séptimo semestre de Licenciatura en Ciencias Naturales y Educación Ambiental, le contó a LARAZÓN.CO que por las medidas decretadas a nivel nacional para frenar la propagación del coronavirus tuvo que volver a su casa en la vereda Tierra Dentro, municipio de Puerto Escondido (Córdoba).

“Cuando logré entrar a la Universidad de Córdoba, en Montería me recibieron unos familiares, pero ahorita debido a la pandemia me tocó venirme porque quedarme me generaba muchos gastos que mis papás, como son campesinos, no podían suplir. Para entrar al nuevo ciclo de la universidad estábamos pensando pasar por alto el semestre”, expresó la joven a ese medio.

Lea también  Playa piloto en San Antero contempla aforo para máximo 550 turistas

Para seguir con su carrera, Sarmiento se tiene que subir a lo más alto de un árbol que está plantado en el patio de su casa, donde el celular alcanza a conectarse a la internet, para así no perderse las clases virtuales que a veces se extienden hasta las 10:00 de la noche.

Desde allí, la joven toma sus lecciones a pesar de la adversidad que se le presentó en medio de la pandemia.

“Un día mi papá me dijo que buscara para ver donde conseguía señal, si de pronto en alguna colina y me subí en varios árboles, y en ese conseguí, entonces mi papá me hizo un cambuche ahí”, agregó.

Lea también  Coronavirus en Córdoba:19.739 recuperados y 1.282 activos

Daniela Sarmiento hace un llamado para que le extiendan una mano de apoyo y así obtener un computador para que pueda continuar con sus trabajos universitarios.

“Yo lo que hago es subirme al árbol, consulto todo lo que tengo que hacer y lo copio en un cuaderno y me traslado a Puerto Escondido que queda a 13 kilómetros de mi casa a un café internet y pasar todo lo que transcribí a mano. Si alguien tiene un computador que de pronto no esté utilizando, eso me serviría para facilitar el proceso universitario porque yo quiero seguir con mi carrera”, añadió.

A pesar de esos inconvenientes, la joven manifiesta su felicidad por poder seguir con su proceso educativo y “salir adelante”.



¿Qué opinas de esto?