www.radio.larazon.co

“Soy una nueva persona y siento mucha paz, porque conocí el perdón”: Elizabeth López Blanquicett

Testimonio de la reintegración comunitaria en Tierralta, Córdoba


Elizabeth López, participante del Modelo de Reintegración Comunitaria (MRC) liderado por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), asegura que conoció el significado del perdón gracias a este proyecto.

A través del aprendizaje sobre el cuidado del medioambiente, Elizabeth encontró en el Modelo de Reintegración Comunitaria (MRC) un espacio para olvidar y perdonar. “Yo era muy joven, me fui temprano de mi casa por la necesidad que teníamos, y desde que sucedió eso yo no había logrado perdonar, sentía temor, miedo y rabia”, cuenta, al relatar lo ocurrido 24 años atrás, cuando fue víctima de desplazamiento forzado y perdió a algunos familiares.

Ahora eso hace parte del pasado de Elizabeth, pues hoy estrecha su mano con un excombatiente que finalizó su proceso de reintegración en el año 2018, como ejemplo de reconciliación, gracias al Modelo de Reintegración Comunitaria (MRC) implementado en el Barrio 9 de agosto del municipio de Tierralta, en el que se generaron espacios para el fortalecimiento de capacidades y la promoción de la confianza, la convivencia y la participación comunitaria, con un enfoque ambiental.

Gracias a los encuentros comunitarios logró ganarle terreno a sus miedos, que ahora solo hacen parte de sus recuerdos. Mirando al horizonte dice: “yo lo perdoné”, y es que en su alma hoy se percibe un sentimiento de armonía y paz, que trasmite con tan solo hablar. Ella decidió olvidar su pasado, sus tristezas y esa sombra que la persiguió por más de 20 años.

“Siento mucha paz porque conocí el perdón. Es una tarea que cuando uno no conoce cree que es fácil, pero hacerlo para mí era muy difícil. Por eso doy gracias a esta iniciativa. Por la buena comunicación que hemos tenido y el lazo de una amistad sincera que hemos podido construir, nos ha ayudado”, asegura Elizabeth.

Al final, estrechar su mano ratificó esa nueva oportunidad para volver a confiar en los demás. “Yo agradezco a las organizaciones que lideraron este proyecto porque me acompañaron en este proceso y ahora soy una nueva persona, me han ayudado a crecer. Quiero decirle a todos los desmovilizados que sigan adelante con sus proyectos de vida y que busquen ayuda, que Dios bendiga sus vidas y que estudien porque es el camino propio para la libertad”, afirmó con una profunda sonrisa esta persona que hoy reconoce que una oportunidad lo cambia todo.



¿Qué opinas de esto?