Siguen esperando ayudas las familias afectadas por diapirismo de lodo en Puerto Escondido

Las familias sobreviven en carpas y estructuras temporales levantadas sobre lo que alguna vez fueron sus hogares.


La alcaldesa de Puerto Escondido, Ivis Marzola Redondo, indicó que las familias que perdieron sus viviendas debido a la activación del volcán de lodo de la zona en mayo de 2023, continúan a la deriva y en situación de vulnerabilidad.

Según declaraciones de la mandataria local a medios de comunicación, estas familias damnificadas retornaron provisionalmente a los predios de sus casas destruidas ante la falta de alternativas de reubicación.

“Ya la mayoría volvieron a sus casas porque no tienen dónde estar, pero si estamos esperando, pues de parte del Gobierno nacional las ayudas”, expresó Marzola Redondo.

Explicó que de momento sobreviven en carpas y estructuras temporales levantadas sobre lo que alguna vez fueron sus hogares, en terrenos que la Corporación Autónoma Regional (CVS) determinó como de alto riesgo no mitigable debido al fenómeno de diapirismo.

Lea también  En Córdoba se instalarán siete proyectos de energía solar, tras subasta nacional

“Estamos esperando los compromisos que la Unidad de Gestión de Riesgo se hizo para nuestro municipio, las familias perdieron las viviendas, finalmente lograron algo, volvieron al sitio y se les sigue ayudando”, agregó la alcaldesa.

No obstante, insistió en que la solución definitiva aún no llega para estas familias que lo perdieron todo, y desde la administración local se encuentran a la expectativa del anunciado apoyo por parte del Gobierno Nacional.

Mientras se destraban nuevos subsidios de arrendamiento y vivienda, o se concreta su reasentamiento en zonas de menor amenaza, estas familias de damnificados siguen rebuscándoselas en condiciones muy precarias y vulnerables.