Santa Fe de Ralito: 20 años después, la paz sigue siendo una promesa incumplida

La presencia institucional en la zona sigue siendo escasa, dejando un vacío que grupos al margen de la ley han aprovechado para mantener su influencia.
5 días atrás
Foto: Redes sociales

A dos décadas del histórico proceso de paz entre el gobierno colombiano y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), el corregimiento de Santa Fe de Ralito, en Córdoba, sigue sumido en una realidad que poco ha cambiado desde entonces. Este lugar, que fue testigo de las negociaciones que prometían transformar la región, continúa enfrentando desafíos similares a los que motivaron el diálogo hace 20 años.

El gobernador de Córdoba, Erasmo Zuleta, describe la situación actual: “Basta con ir al corregimiento de Santa Fe de Ralito para darse cuenta de que la situación no ha cambiado mucho. La comunidad sigue bajo la presión de un grupo armado, las economías ilegales están articuladas con las principales fuentes de ingreso de la comunidad, hay poca presencia institucional y pocas oportunidades para la juventud.”

La presencia institucional en la zona sigue siendo escasa, dejando un vacío que grupos al margen de la ley han aprovechado para mantener su influencia. Esta ausencia del Estado se refleja en la falta de oportunidades para la juventud, un factor crítico para prevenir el reclutamiento por parte de organizaciones criminales.

Puedes leer:  ¿En qué quedó la propuesta de Petro de construir aeropuertos en Ayapel y Tolú?

Zuleta enfatiza: “Pobreza, desconfianza y temor” siguen caracterizando el panorama actual de Santa Fe de Ralito. Estos elementos, que se suponía iban a ser mitigados por el proceso de paz, persisten como recordatorios tangibles de las promesas incumplidas y los desafíos pendientes en la construcción de una paz duradera.

El gobernador cuestiona la efectividad de los enfoques tradicionales: “¿Para qué sustituir unas hectáreas de cultivo de coca si por otra parte se siembran más de las que se sustituyen? ¿Para qué destruir armas si por otra parte ingresan y se distribuyen nuevas con más poder y alcance?”

Zuleta propone un cambio de paradigma: “Lo he dicho desde el día que me posesioné: la paz no se alcanza sustituyendo un cultivo sino transformando un ecosistema social y económico. La paz es oportunidades. Nada de esto se ha logrado con los diferentes procesos realizados en Córdoba.”

La experiencia de Santa Fe de Ralito, 20 años después del proceso de paz, sirve como un llamado de atención sobre la necesidad de repensar las estrategias de construcción de paz en Colombia. Subraya la importancia de abordar las causas estructurales del conflicto y de asegurar una presencia estatal efectiva y sostenida en las zonas afectadas por la violencia.

Puedes leer:  Más de 80.000 hectáreas de cultivos de arroz perdidas en La Mojana debido a las inundaciones

Mientras tanto, los habitantes de Santa Fe de Ralito continúan esperando que las promesas de paz, desarrollo y oportunidades se conviertan en realidad, en un recordatorio constante de los desafíos que aún enfrenta Colombia en su búsqueda de una paz duradera.