Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Hospedaje en San Pelayo, un municipio sin hoteles

En el marco del festival Nacional e Internacional del Porro en San Pelayo, el municipio recibe alrededor de 1000 extranjeros. Uno de los retos que cada año enfrenta la capital del porro en Córdoba, es hospedar a los visitantes cuando, dentro del territorio urbano y...


En el marco del festival Nacional e Internacional del Porro en San Pelayo, el municipio recibe alrededor de 1000 extranjeros. Uno de los retos que cada año enfrenta la capital del porro en Córdoba, es hospedar a los visitantes cuando, dentro del territorio urbano y rural, no existe un hotel.

Las casa-hoteles son el negocio del pueblo durante los tres días de fiesta. No importa el estrato, en su mayoría, los hogares ubicados en la zona urbana (25% del territorio) deben separar una habitación para los foráneos que llegan a disfrutar del Festival.

1Tres días antes de que oficialmente inície la fiesta que le rinde tributo al porro, ya casi no hay cupos. Los pocos que quedan son para los “suertudos”, dicho en los términos de doña Nancy Palomino Ballesteros, ama de casa y gerente de un “hotel” durante el Festival.

“Nosotras recibimos a la gente en nuestras casas, porque aquí no hay hoteles, es una ayuda de parte y parte”, asegura la señora Nancy, para ella, el Festival es una ayuda: “un día de hospedaje cuesta cien mil pesos, incluyendo las 3 comidas básicas y una habitación confortable”. Con este dinero se cubren los gastos del servicio público y parte de la comida del hogar.

3Las casas son viviendas tradicionales. Los comedores son grandes; los detalles, muchos, y las mascotas, amigables. A la cocina cualquiera puede entrar, la comida es deliciosa y el ambiente es cálido.

2Como la familia de la señora Nancy Palomino, hay otras 100 aproximadamente que, cada año, seden un espacio en la casa para los visitantes.

Las gerentes del “hotel”, por lo general, son las amas de casa, quienes no solo se preocupan por hospedar a sus invitados, sino que también, hacen de guía turístico: le muestran el pueblo, le cuentan la historia, lo informan acerca del porro y su folclor, le sugieren los mejores eventos del Festival y cómo no, lo degustan con lo mejor de la gastronomía sinuana.

Si usted tiene programando visitar San Pelayo en el próximo Festival del Porro, lo ideal sería que, desde ya, tratara de contactar a una de estas señoras que cálidamente lo harán sentir “como en casa”.

 

 

 

 



¿Qué opinas de esto?