Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Perdonar Yo?

Antes de que comiences a leer quiero pedirte que escribas los nombres de aquellas personas que te han ofendido y te han hecho mal, luego escribe la fecha en que lo hicieron (porque estoy segura que lo debes recordar muy bien), si algo no se...


Antes de que comiences a leer quiero pedirte que escribas los nombres de aquellas personas que te han ofendido y te han hecho mal, luego escribe la fecha en que lo hicieron (porque estoy segura que lo debes recordar muy bien), si algo no se olvida es la fecha, hora y lugar donde ocurrió la ofensa.

Dispón tu corazón y saca ese dolorcito que te produce ver a esas personas y aún escuchar hablar de ellas, Ten claro: No pasaremos por la vida sin resultar heridos u ofendidos, tal vez vemos como nos tocan injusticias y comenzamos a acumular rencor en el corazón.

Quiero decirte que las raíces de la falta de perdón son muy peligrosas porque cada día crecen y te convencen de que no debes perdonar.

Las ofensas pueden dejar grandes heridas, pero el no perdonar hace que esas heridas sean mayores. Por eso lo más sano es tomar la determinación de perdonar, aunque a veces no lo sintamos así.

En medio del enojo has expresado: Yo, ¿perdonar?, “Yo no olvido fácil”.

Dime algo: ¿Quién se está haciendo daño? ¿La otra persona o Tú?

Hablar del perdón es un tema un poco complicado. Esto debido a que es fácil decir: “Tienes que perdonar”, pero a veces el llevarlo a la práctica parece casi imposible. La naturaleza humana nos dificulta el perdonar y, aún más, olvidar. A veces pasan años y el rencor u odio hacia cierta persona que te hizo daño, son una herida que sigue abierta, lo cual evita que avances en la vida. Y es que por fuerte que haya sido el daño, para progresar, para poder sentir en realidad paz y felicidad, hay que perdonar.

El que yo perdone, es una decisión.

Cuando yo decido perdonar a pesar de todo, el perdón me hace libre de esa carga pesada que me agobia. Perdonar no se basa sólo en sentimientos: es tomar la determinación de hacer lo correcto aunque otros fallen.

El estar libre de ofensas, es un gran paso hacia la felicidad.

No tener heridas abiertas en el alma te capacita para amar, y ser amado, para avanzar en la vida. Te devuelve la paz interior. Te hace respirar con esperanza de un futuro, y por qué no, de un presente mejor.

Abre la puerta de la felicidad

Yo te invito a que ya no sigas viviendo con ese sentimiento que poco a poco te está matando espiritualmente. Tú muy bien sabes que ese sentimiento negativo de falta de perdón te está evitando gozar de la vida a plenitud. Es como una piedra en tu zapato que te estorba para caminar. Qué lindo sería que cada uno de nosotros perdonara al que le ofendió, al que le hizo daño, aquél que con o sin intención marcó su vida negativamente.

Deja a un lado el orgullo, el enojo, la venganza y comienza a amar.

Por ultimo: Dios nos enseña en su palabra:

¿Cuántas veces tienes que perdonar?

Hasta 70 veces 7, es decir cuantas veces sea necesario.

A partir de hoy rompe aquella lista que hiciste y recuerda pero sin dolor y habrás perdonado.



¿Qué opinas de esto?