Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Palabras sacan palabras

Es una gran verdad: Palabras Sacan Palabras… Pero también es verdad que hay una gran diferencia en las palabras de una persona sabia y una persona que solo quiere causar dolor. Sabes que tus palabras pueden ser golpes o pueden ser medicina para el alma....


Es una gran verdad: Palabras Sacan Palabras…

Pero también es verdad que hay una gran diferencia en las palabras de una persona sabia y una persona que solo quiere causar dolor.

Sabes que tus palabras pueden ser golpes o pueden ser medicina para el alma.

Sé que es muy difícil en una discusión contenernos y quedarnos callados, pero justo ahí vemos el amor de Dios que se ha derramado en muestro corazón y el autocontrol en el momento de responderle a alguien que está hiriendo u ofendiendo.

Las palabras que hablamos pueden traer:

  • Alivio, Ánimo, Consuelo, Sanidad, Restauración, Bendición y Vida

Debemos entender que las palabras que hablamos son MUY IMPORTANTES. La Biblia nos enseña muy claramente que hay una relación estrecha entre las palabras que decimos y lo que nos sucede en la vida.

Nuestras palabras desnudan el corazón

En las muchas palabras no falta el pecado, pues es tan cierto que cuando nos enojamos y discutimos decimos cosas que fluyeron por nuestro estado de ánimo alterado y no porque realmente lo sentíamos.

¿Cuántas veces en una discusión hemos herido a alguien por no saber manejar nuestro estado de ánimo?, ¿Cuántas veces hemos permitido que las muchas palabras salgan y salgan, sin percatarnos que las consecuencias de ellas serán terribles?

Bien dice la Biblia que la lengua es un miembro pequeño pero capaz de encender grandes fuegos.

Qué lindo sería que cada una de nosotras entendiera que para discutir se necesitan dos y que nosotras como hijas de Dios no deberíamos prestarnos a tal.

Que nuestras palabras en lugar de golpes de espada puedan ser medicina para el alma, que de nuestra boca salgan palabras que apacigüen el momento y no que lo enciendan.

La lucha con nuestro carácter y con nuestro orgullo es a diario, pero de nosotras depende controlarnos y quedarnos callada ante la ofensa o ante la discusión, pero te aseguro que si eres prudente y evitas hablar más de la cuenta, puedes evitar situaciones que luego vas a lamentar.

A diario nos enfrentamos a la ofensa, a una discusión, nos irritamos por algo… pero, ¿Cómo vas a actuar? ¿Vas a gritar? ¿Te vas a dejar llevar por el momento?

Nunca olvides que tu lengua puede matar pero también puede dar vida.

De ahora en adelante palabras sacan palabras… pero sacan palabras que traen sueños, palabras cargadas de fe, de amor, ánimo, y gratitud.

Mujer tú brillas, cuida tus palabras.



¿Qué opinas de esto?