Murió bajo sospecha de COVID-19 esperando remisión a UCI

Familiares cuestionan fallas en la atención y señalan que aún no conocen el resultado de la prueba.


Montelíbano. Una familia en Montelíbano denunció que su ser querido murió bajo sospecha de COVID-19, esperando remisión hacia una unidad de cuidados intensivos. Denuncian que en su proceso hubo una cadena de errores que incidieron en el desenlace fatal.

Otilia Plaza, sobrina de Armando Rodrigo Hoyos, señala que su tío ingresó el 12 de julio al hospital local de Montelíbano tras presentar dificultad respiratoria.

Los días pasaron y la salud de Armando empeoró, tenía baja saturación, le costaba respirar. Los familiares cuestionan que el centro médico no les informó que requerían con urgencia una cama de UCI.

“Me comuniqué con el CRUE de Córdoba el 21 de Julio en la mañana, solicité ayuda para remitirlo y nos indicaron que mi tío ya estaba admisionado en todas las UCI y sólo esperaba un cupo”, explicó Otilia Plaza al relatar el suplicio por encontrar una cama disponible.

Lea también  Sigue la fase de ascenso rápido del COVID-19 en Cereté

A las 11:20 de la mañana del 21 de julio el señor Armando sufrió un paro cardiorrespiratorio. Los familiares alarmados llamaron al CRUE a rogar por una cama en UCI y la radioperadora le informó que desde hacía una hora ya la tenía asignada.

“En mi desespero llamé a mi hermana y le dije ¡Ya tiene cama!, váyanse al hospital y llamen a este número, cuando llegaron al hospital de Montelíbano, nos dicen que no, no tiene cama, mi prima llama al celular del CRUE y la operadora le dijo a la persona en Montelíbano que sí estaba la cama disponible y fue cuando lo remiten”, relató.

Tras horas de lucha el paciente fue subido a la ambulancia para ser remitido a Montería, pero en el trayecto sufrió un segundo paro cardiorrespiratorio y falleció pasadas las 2:30 de la tarde del 21 de julio.

Lea también  Reportan 1.686 nuevos recuperados de coronavirus en Córdoba

“En ninguna parte de la historia clínica dice que mi tío haya muerto por COVID-19 estaba bajo sospecha porque la prueba nunca llegó. Él convivió con personas adultos mayores, mi abuelita que tiene 85 años y también con personas que son hipertensas y tienen otras comorbilidades entre ellas diabetes”, alertó la familiar.

Advierte que sus familiares están todos con síntomas de dificultad respiratoria, sin embargo, ninguna autoridad en salud los ha visitado para hacerles seguimiento.

“Tuvimos que enterrar a mi tío a las 9:30 de la noche, sin despedida y en medio del dolor, no sabemos el resultado de la prueba y la atención nos deja muchas dudas”, concluyó la doliente.



¿Qué opinas de esto?