Martha Cecilia Domicó por fin pudo llevarle flores a su padre

Salvatore Mancuso confesó que ejecutó la orden de desaparecer a Kimy Pernía Domicó, líder del pueblo embera katío de Tierralta.


Redacción. Tras 19 años Martha Cecilia Domicó supo dónde fue arrojado su padre, Kimy Pernía Domicó, líder del pueblo embera katío del Alto Sinú cordobés, esto luego de que Salvatore Mancuso confesó que ejecutó la orden de desaparecerlo.

Ante la Comisión de la Verdad, el exparamiltar aseguró que Pernía fue arrojado en el planchón de Callejas, en el municipio de Tierralta.

Lo del líder indígena Kimy Pernía Domicó fue un crimen de Estado. Yo como miembro de facto del Estado recibí una orden del comandante Carlos Castaño de asesinar al líder Kimy Pernía Domicó. Las excusas que estaban dando, porque ustedes recordarán que el Estado los censaba y les impedía ingresar a la zona de manera libre porque decían que ustedes alimentaban a los grupos subversivos a la zona, y cuando iban a construir la hidroeléctrica (Urrá), empezaron las acciones sistemáticas del Estado colombiano guiadas a debilitarlos a ustedes y terminar cualquier intento de reivindicar o materializar sus derechos. Es por eso por lo que empieza esa pugna tan grande y empiezan a censarlos, no les permiten ingresar alimentos libremente, nosotros hacíamos retenes en el río, mirábamos las canoas que subían”, explicó Mancuso, quien para la época comandaba las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Lea también  ‘Se ratificó jurídicamente la elección del pueblo en las urnas’: Benítez

El exparamiliar tuvo comunicación telefónica con Martha Cecilia Domicó, a quien le dijo que quería reencontrarse con las comunidades para hacer actos de perdón y de reconciliación con otros actores y el Estado.

Al respecto, Martha escuchó atenta y expresó que “yo esperé tantos años que ahora voy despejándome. Yo le dije a Dios: yo sé que él algún día va a decirme la verdad, y nosotros no vamos a corresponderle con violencia. Estoy agradecida de que usted me está comentando todo esto. Señor Mancuso, ya me ha dicho qué hicieron con él. Vamos a llevarle a Callejas y voy a llevarle las rosas allá para que él tenga la tranquilidad”.

Domicó por fin pudo ir a llevarle flores a su padre. “te regalo este ramo de flores, siempre te voy a pensar, las palabras que tú me decías como mi papá, como mi profesor”.



Join the Conversation

Join the Conversation