Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Malestar ciudadano en Cereté por decisiones de juez de garantías

Ciudadanía exige a la judicatura decisiones acertadas, en cuanto a la judicialización de capturados.


Cereté. Las recientes determinaciones de la judicatura en este municipio causan malestar entre la comunidad que considera desacertadas la no imposición de medidas de aseguramiento contra presuntos delincuentes capturados por las autoridades.

El primer caso involucra a la juez segunda promiscua municipal que la semana anterior dejó en libertad a un hombre de 20 años, detenido en flagrancia por efectivos de la Policía Metropolitana en el corregimiento El Retiro de los Indios, portando una pistola calibre 9 milímetros.

La Policía asegura que el arma tenía un cartucho en la recámara listo para ser disparado y cuatro más en el proveedor.

La Fiscalía solicitó medida aseguramiento contra este sujeto toda vez que nunca pudo demostrar arraigo en la localidad, tampoco salvoconducto para portar el arma ilegal y esbozó la tesis de que estaba armado para cometer actividades ilícitas.

La Fiscalía defendió su argumento amparada en la prohibición nacional del porte de armas en todo el territorio colombiano, incluso con salvoconducto, por lo cual solicitaron a la juez del caso enviarlo a prisión.

No obstante, la funcionaria judicial consideró que este sujeto no representaba peligro para la sociedad y lo dejó en libertad.

La decisión fue apelada por la Fiscalía y se está a la espera que el superior jerárquico corrija lo que a juicio del ente investigador fue un desacierto por parte de la jueza de primera instancia.

Otro caso más reciente que ha causado indignación tiene que ver con la no imposición de medida privativa contra Manuel Antonio Navarro Mendoza, hombre que apuñaló a su ex pareja sentimental a la salida de una audiencia de conciliación en la inspección de Policía.

Aunque para la Fiscalía hay una tentativa de homicidio, la juez segunda de control de garantías de Cereté consideró que el hombre no representaba peligro para la sociedad y le concedió inmediata libertad.

Esta nueva decisión fue la gota que rebosó la copa en la paciencia de la ciudadanía que exige de la judicatura decisiones acertadas, en cuanto a la judicialización de personas que infringen la Ley.

 

 



¿Qué opinas de esto?