La salud y situación de hospitales, entre los grandes retos de la era Benítez

El nuevo gobernador advirtió que recibe una red de salud en estado crítico y un acuerdo de Ley 550 en peligro.


Montería. La situación de los hospitales departamentales y la suspensión de los giros de la salud a Córdoba por parte del Ministerio de Hacienda, fueron dos de los puntos críticos que el nuevo gobernador Orlando Benítez consideró como sus grandes retos.

El mandatario departamental en el discurso de posesión señaló que recibe una red de salud en estado crítico, con dos de los cuatro hospitales departamentales más importantes, intervenidos producto de las malas administraciones.

“El hospital San Jerónimo de Montería y el San Diego de Cereté, tienen una alta cartera, baja facturación, limitaciones en infraestructura y sus finanzas golpeadas, además de empleados insatisfechos y con un servicio ineficiente e inoportuno”, advirtió el mandatario departamental.

Benítez Mora se refirió a la desvencijada red de puestos de salud rurales, “parecen más cementerios que puestos de salud”, dijo al reconocer que los pacientes pierden la vida esperando atención médica de calidad y muchos no alcanzan siquiera salir por falta de transporte.

Por deudas del sector salud, peligra el acuerdo de Ley 550

El recién posesionado mandatario departamental hizo una preocupante revelación: la suspensión de los giros a la salud para la población pobre no vinculada con subsidio a la demanda y servicios No Pos, tiene en riesgo el cumplimiento del acuerdo de reestructuración de pasivos o ley 550.

Estos recursos que debe girar el Ministerio de Hacienda están suspendidos desde mediados de 2016 por escándalos de corrupción.

De acuerdo con Benítez, el acuerdo de reestructuración de finanzas departamentales peligra dado el gran número de demandas que interpusieron las diferentes IPS a las que se les adeudan millonarias cuentas.



¿Qué opinas de esto?