Internos de la cárcel Las Mercedes piden reactivar visitas de familiares

Solicitaron al INPEC reconsiderar la postura y establecer protocolos para las visitas familiares y conyugales.


Montería. Internos de la cárcel nacional Las Mercedes de Montería que hace pocos días fue visitada por el ministro de Justicia, Wilson Ruiz y el defensor del Pueblo, Carlos Camargo, denunciaron que hace más de 14 meses no les permiten visitas de familiares aduciendo inconveniencia por causa del COVID-19.

Cuestionan los reos que muchas actividades en el país se han reactivado guardando protocolos de bioseguridad, pero desde hace más de un año no les permiten ver a sus familias, razón por la que piden al INPEC, establecer protocolos para las visitas.

“No dejan que nuestras familias vengan a visitarnos, pero la guardia todos los días va y viene a sus casas, lo mismo ocurre con los civiles que trabajan en los bloques administrativo Y el personal de sanidad, entran a los patios como si nada, pero no nos dejan ver a nuestros familiares siempre con la excusa de la pandemia”, indicaron.

Lea también  Nuevo pico y cédula permitirá que ciudadanos puedan completar sus diligencias: alcaldía

Los internos del penal reiteraron la solicitud al INPEC y a las autoridades competentes para reconsiderar dicha postura y permitirles las visitas de familiares bajo un estricto protocolo.

“Somos seres humanos, estamos pagando nuestros errores, esperamos tener una pronta respuesta si no nos veremos en la obligación de hacer un plantón pacífico”, expresaron.

La cárcel Las Mercedes de Montería es uno de los penales más hacinados de la costa Caribe de acuerdo con datos de la misma Defensoría del Pueblo, a esta situación se suma una precaria infraestructura y sistema de alcantarillado sanitario, deficiencias con el servicio de agua potables y quejas por negación de servicios médicos.

Lea también  Córdoba reporta 12 muertes y 528 nuevos casos de COVID-19

Ante el reclamo de los internos en las últimas horas la Secretaría de Salud de Córdoba hizo entrega de más de 1.200 pruebas rápidas para la detención de COVID-19 en la población privada de la libertad.



Join the Conversation

Join the Conversation