En redes impulsan campaña para no consumir plátano, hasta que baje de precio

La campaña busca presionar a los intermediarios para que no incrementen exageradamente el precio del producto en centrales de abasto.


Montería.  Una campaña en redes sociales ha ganado fuerza en varias zonas del Caribe colombiano para desincentivar el consumo de plátano hasta que su precio baje.

La campaña, con el hashtag #NoComoPlátano, busca presionar a los intermediarios de la cadena de suministro que, según los impulsores de la iniciativa, son los responsables de la carestía del producto debido a la especulación.

Sin embargo, otros sectores aseguran que el alto precio del plátano también se debe al incremento de los insumos agrícolas como los fertilizantes, las pérdidas de cultivos por inundaciones, el mal estado de las vías y el incremento de los fletes por las alzas en la gasolina.

Lea también  Reubicación en La Mojana no es bien vista por asociaciones campesinas

En varias ciudades del país, el precio del plátano ha alcanzado récords de entre $1.600 y $1.700 por unidad, lo que ha generado preocupación y polémica entre los consumidores y productores.

En municipios como Montelíbano, la campaña invita a las personas a dejar de consumir plátanos por 15 días para presionar la baja en los precios. En el departamento del Magdalena, también se ha presentado preocupación por el precio del plátano verde hartón, que se cotiza hasta en $2.000 por unidad.

La preocupación es mayor en zonas productoras como la zona bananera de Ciénaga, Aracataca y la zona norte de Santa Marta, donde se cultivan más de 14000 hectáreas de plátano y el producto está por las nubes.

Lea también  Recompensa de $20 millones por autores de la masacre de San Carlos, Córdoba

La situación ha generado polémica entre los ciudadanos, algunos de los cuales se pronuncian a favor de la campaña #NoComoPlátano, mientras que otros critican la iniciativa, afirmando que es importante buscar soluciones conjuntas para resolver los problemas de la cadena de suministro y evitar que los agricultores y los consumidores se perjudiquen mutuamente.