Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Efectos del cambio climático en el río Sinú

Las consecuencias del cambio climático han puesto en riesgo a uno de los ríos más importantes de Córdoba y Colombia: el río Sinú. Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), los fenómenos naturales, especialmente El Niño y La Niña, han acrecentado el...


Las consecuencias del cambio climático han puesto en riesgo a uno de los ríos más importantes de Córdoba y Colombia: el río Sinú. Según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), los fenómenos naturales, especialmente El Niño y La Niña, han acrecentado el riesgo ambiental en el río y sus alrededores.

El aumento de la temperatura media, la extensión y la reducción del caudal, y el adelanto temporal de la descarga primaveral en el río producirían grandes pérdidas económicas, sociales y medioambientales en el departamento.

El río Sinú nace en el Nudo del Paramillo, en el departamento de Antioquia, y desemboca en Boca de Tinajones, continua a la bahía de Cispatá, en el mar Caribe.
El río Sinú nace en el Nudo del Paramillo, en el departamento de Antioquia, y desemboca en Boca de Tinajones, continua a la bahía de Cispatá, en el mar Caribe.

Dentro de Córdoba este impacto ambiental tiene efectos significativos. “Del río Sinú depende prácticamente toda la economía de esta zona”, asegura Carlos Cogollo, arenero artesanal de Montería.

Después de la ganadería, la minería es la segunda actividad económica productiva del departamento, jalonada por la explotación de ferroníquel y la extracción de arena y piedra china del río Sinú.

El asunto recae en la dependencia que tienen los cordobeses del río, en especial los habitantes de la zona cercana al alto y bajo Sinú, quienes en su mayoría son agricultores y mineros.

No en vano el valle del Sinú está entre los más fértiles del mundo, al lado de los del Nilo, Tigris y Éufrates. En su parte media es aprovechado para la generación de energía hidroeléctrica con el embalse de Urrá y dos plantas hidroeléctricas.
No en vano el valle del Sinú está entre los más fértiles del mundo, al lado de los del Nilo, Tigris y Éufrates. En su parte media es aprovechado para la generación de energía hidroeléctrica con el embalse de Urrá y dos plantas hidroeléctricas.

El último Estudio Nacional de Aguas de 2014 confirma la fragilidad de este afluente, ya que cerca del 61 % del territorio bañado por el río tiene una capacidad de adaptación al cambio climático media y el 18 % muy baja. Además, el 49 % de la zona afectada por el caudal del río sería de 10 % a 30 % más seco que en la actualidad durante las próximas dos décadas. 

El río Sinú atraviesa una situación crítica, al río no se le puede extraer más material, no se le puede exigir nada en estos momentos”, esto dijo Misael Pérez, vecino del sector de Puerto Platanito, Montería, donde están ubicados los areneros de la capital cordobesa.

La importancia y el valor integral del río para los cordobeses es incalculable. Por este motivo la Administración de Montería, precedida por el alcalde Marcos Daniel Pineda, ha enfocado su programa de gobierno en políticas que propendan por la conservación del río Sinú.

El río Sinú es navegable en 200 km, hasta Montería, su principal puerto . Es uno de los tres ríos más importantes del departamento de Córdoba, junto con los ríos San Jorge y Canalete. Atraviesa el departamento de sur a norte, entre la serranía de Abibe y la serranía de San Jerónimo.

Así lo confirma el modelo de Ciudad Verde que dirige el Alcalde de la ciudad el cual busca convertir a Montería en el primer Distrito Ambiental de Colombia.

Montería quiere seguir brillando a nivel nacional. Pretende ser vista como una ciudad incluyente con sus ciudadanos y amable con el medio ambiente.

Montería Ciudad Verde 2019 es el plan de mitigación y adaptación climática que queremos desarrollar en Montería”, dijo el mandatario de la ciudad, Marcos Daniel Pineda. “Con este plan se pretende establecer un compromiso con la ciudad y con el río”. Complementó.

A nivel local la ciudad estableció una alianza con la empresa Proactiva Medio Ambiente y la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge (CVS), con el fin de recibir asesoría en el desarrollo de la medición de las huellas de carbono y el impacto del cambio climático en los valles.

El cambio climático y el río Sinú
El Sinú es torrentoso en su nacimiento, pero a partir de la quebrada de Jui se torna bastante manso y facilita la navegación. Los principales afluentes del Sinú en su banda oriental son las quebradas de Urrá, Tay y Jui. Por el occidente recibe aguas de los ríos Verde, Esmeralda, Naim. Su curso Sur – Norte sigue y a la altura de la ciudad de Cereté se bifurca para luego unirse en la ciudad de Lorica.

Para definir tanto las estrategias de mitigación como las de adaptación se realizaron mesas participativas con gremios y sectores sociales, como los areneros artesanales del sector de Puerto Platanito.

Actualmente la Alcaldía está trabajando para incluir las metas del plan en sus documentos de política y ordenamiento territorial”, así lo asegura Miguel Fernando Abuchar Alemán, secretario de Planeación.

La importancia de este plan radica en el rol de peso que las administraciones de una ciudad pueden tener en la construcción de medidas de lucha contra el cambio climático.

 



¿Qué opinas de esto?