Córdoba tiene la segunda tasa de natalidad más alta del Caribe

Los indicadores oficiales señalan que para el 2023 en Córdoba ocurrieron un total de 24.452 nacimientos.


Montería. Con una Tasa Bruta de Natalidad de 18,17 nacimientos por cada 1.000 habitantes, Córdoba se ubica como el segundo departamento del Caribe colombiano con la más alta tasa de natalidad, solo superado por Magdalena, que registra 22,42 nacimientos.

Así lo revelan las últimas proyecciones poblacionales del DANE al 2023, donde se destaca que la dinámica demográfica de la región Caribe tiene comportamientos diferentes al promedio nacional (15,01 nacimientos).

Los indicadores oficiales señalan que para el 2023 en Córdoba ocurrieron un total de 24.452 nacimientos, mientras su Tasa Global de Fecundidad es de 2,19 hijos por mujer, una de las más altas del país.

Lea también  Vía rural La Madera-Bongamella en San Pelayo convertida en un lodazal

Comparativamente, en el resto de los departamentos caribeños las proyecciones del 2023 fueron las siguientes: Magdalena registró 22.553 nacimientos esperados y una fertilidad de 2,57 hijos por mujer; en Atlántico, 88.443 nacimientos con una tasa de fecundidad de 1,63; Bolívar: 95.991 nacimientos y una fertilidad de 1,45 hijos por madre.

La alta natalidad tiene como consecuencia tasas más elevadas de crecimiento poblacional, que, sumadas a otros indicadores socioeconómicos adversos, representan desafíos para las regiones en términos de inversión en salud, educación, empleo, seguridad alimentaria, entre otros.

Expertos plantean que las dinámicas demográficas diferenciales en la región Caribe frente al resto del país, responden en parte a factores históricos y culturales particulares que han formado la idiosincrasia de sus pobladores. No obstante, recomiendan políticas específicas.

Lea también  Clan del Golfo ha expandido su dominio a más de 400 municipios en Colombia: Defensoría

De no implementar estrategias frente a estos retos, advierten, las problemáticas sociales en Córdoba y el resto del Caribe podrían exacerbarse en las próximas dos décadas, cuando se agudice el bono demográfico que actualmente se empieza a gestar.