Córdoba con casi nula cobertura de alcantarillado rural, frente al promedio nacional

La Defensoría del Pueblo advierte que la baja cobertura de alcantarillado en Córdoba, especialmente en las zonas rurales, representa un riesgo para la salud de las comunidades.


El departamento de Córdoba enfrenta un preocupante déficit en la cobertura del servicio de alcantarillado, situación que se agudiza en las zonas rurales, según revela un informe de la Defensoría del Pueblo sobre la situación de los sistemas de saneamiento en la región.

Los datos presentados muestran que Córdoba se encuentra por debajo del promedio nacional en términos de acceso a este servicio básico, lo que genera riesgos para la salud de la población y el medio ambiente.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad de Vida del DANE, citada en el informe, la cobertura de alcantarillado en Córdoba alcanza apenas el 1,3% en el sector rural y el 79,7% en el sector urbano.

Lea también  Caribe rechaza sanciones al consumo de energía sin considerar realidad local

Estas cifras contrastan con los promedios nacionales, que se ubican en el 14,8% y el 93,2%, respectivamente. Por su parte, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios (SSPD) indica que la cobertura municipal (urbana y rural) en Córdoba es del 43,04%, mientras que a nivel nacional es del 64,97%.

La Defensoría del Pueblo advierte que la baja cobertura de alcantarillado en Córdoba, especialmente en las zonas rurales, representa un riesgo para la salud de las comunidades y el medio ambiente. La falta de acceso a un sistema adecuado de recolección y tratamiento de aguas residuales puede llevar a la disposición inadecuada de estos desechos, contaminando fuentes de agua, suelos y generando problemas de salubridad.

Lea también  Córdoba presentó a Mineducación estudio de insuficiencia para ampliar planta docente

El ente defensorial hace un llamado a las autoridades locales y regionales, así como a las empresas prestadoras del servicio, para que prioricen inversiones y proyectos que permitan cerrar la brecha entre las zonas urbanas y rurales.

Asimismo, se recomienda la implementación de soluciones alternativas y sostenibles para las comunidades rurales, teniendo en cuenta las particularidades geográficas y socioeconómicas de cada territorio.