Contrabando de cigarrillos le costó a Córdoba más de $10 mil millones en 2023

Pese a ello, departamento logró reducir del 63 al 31% la participación de tabaco ilegal.


Montería. El contrabando de cigarrillos le significó una millonaria pérdida en recaudo de impuestos al departamento de Córdoba durante 2023, según revela un informe de la Federación Nacional de Departamentos, realizado por la firma Invamer.

La cifra indica que el año anterior el fisco local dejó de percibir $10.857 millones por concepto de rentas provenientes del tabaco, de los cuales Córdoba suele captar regularmente alrededor de $23.400 millones.

Si bien la afectación económica por el mercado ilegal de cigarrillos es cuantiosa, el informe precisa que Córdoba ha logrado reducir la participación de tabaco de contrabando, pasando del 63% en 2022 a un 31% el año anterior.

Lea también  Urbaser ganó premio por su programa Guardianes Ambientales en Córdoba

De esta forma, el departamento cordobés pasó de estar entre los más golpeados por este flagelo en la región Caribe a mostrar uno de los mejores desempeños en la lucha contra el comercio ilícito de cigarrillos.

No obstante, el Caribe sigue siendo la zona del país más vulnerable al contrabando de tabaco, con marcas como Rumba, Carnival, Índigo y Shield entre las más traficadas por las redes criminales provenientes de países como Paraguay, China, Emiratos Árabes o Corea del Sur.  

Precisamente las preferidas por los contrabandistas en Córdoba son Nashville, Rumba y Carnival, atraídos por los márgenes de ganancia que dejan estas marcas gracias a sus bajos precios en comparación con los cigarrillos legales.

Lea también  PAE en Córdoba aumentará a más de 26 millones de raciones

Una cajetilla de cigarrillo ilegal de 20 unidades está por el orden de los $4.200, mientras que el cigarrillo legal en los $9.747, una diferencia de más de $5.500.

Aunque falta mucho por hacer, las autoridades resaltan los avances en los operativos contra el mercado negro de tabaco. El reto está en sostener la tendencia a la baja para evitar que el contrabando siga socavando las finanzas del departamento vía elusión de impuestos al consumo.