Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Conozca las modalidades de hurto a personas y evite ser víctima de los delincuentes

Montería. El hurto a personas es sin duda el delito más cometido en nuestras calles, por lo que la Policía Nacional le da unos consejos puntuales para que practique en nuestra cotidianidad. Fleteo: Se realiza contra los ciudadanos que acuden a las entidades financieras para...


Montería. El hurto a personas es sin duda el delito más cometido en nuestras calles, por lo que la Policía Nacional le da unos consejos puntuales para que practique en nuestra cotidianidad.

Fleteo: Se realiza contra los ciudadanos que acuden a las entidades financieras para hacer retiros en efectivo de altas sumas de dinero; cuando salen del banco son objeto de seguimiento y posteriormente varios individuos los abordan amenazándolos con armas de fuego y exigiéndoles la entrega del dinero. Los delincuentes huyen luego en vehículos y motocicletas.

Raponazo: Es el hurto mediante una acción rápida, generalmente aprovechando el descuido de la víctima. Este mismo descuido hace posible la huida del delincuente.

Cosquilleo: Los delincuentes aprovechan los tumultos en centros comerciales, transporte masivo o en otros lugares públicos, para extraer dinero, celulares u otros elementos, sin que la víctima se percate de lo ocurrido.

Atraco: Por medio de la intimidación con armas blancas, de fuego o contundentes, el delincuente obliga a la víctima a entregar sus pertenencias.

Uso de sustancias tóxicas: Los delincuentes suministran a las víctimas sustancias tóxicas para dejarlas en estado de indefensión y lograr cometer el delito.

Paseo millonario: Un delincuente a bordo de un taxi recoge un pasajero; a este vehículo lo sigue de cerca otro automóvil con más delincuentes, quienes aprovechan el momento en que el taxi se detiene para abordarlo, dejar a la víctima en la mitad e intimidarla mediante amenazas para que les entregue sus pertenencias; así mismo, llevan a la víctima hasta cajeros automáticos para realizar transacciones con tarjetas de crédito y/o débito.