Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

ANDA promueve Viviendas y Entornos Saludables en comunidades del sur de Córdoba

Actualmente 2300 familias de las comunidades en las que ANDA interviene ya están comprometidas con el proceso.


113 familias del municipio de Montelíbano, lograron el pasado mes de diciembre de 2017, la  culminación del proceso de Vivienda y Entornos Saludables (VES), espacio que logró integrar a las Junta de Acción Comunal y los Comité de Gestión Comunitaria.

Esta es la primera comunidad en Córdoba que culmina el proceso VES y se convierte en ejemplo para las 42 comunidades en las que avanza el proceso, resultado del empoderamiento, la apropiación, y capacidad de ayuda que se puede generar entre las personas.

Desde que ANDA llegó al territorio en el año 2013 y comenzó a diagnosticar las dificultades latentes en las comunidades de los 6 Municipios del Sur de Córdoba, se detectó un gran conflicto con relación a los entornos en los que vivían las familias y las consecuencias medioambientales y de salud que dichas afecciones generaban.

Las dificultades de acceso a agua, las alternativas nulas de sistemas de saneamiento para los hogares, y el manejo inadecuado de residuos; fueron una alerta que invitó al equipo del Programa a pensar una estrategia que permitiera mejores condiciones de vida al respecto.

Tras una verificación en campo realizada en 2014 en la que se constató que de las 8.800 familias, 3.400 tenían problemas de acceso a agua, y 6.200 familias de saneamiento;  fueron priorizadas dentro de una primera fase 14 iniciativas de construcción de micro acueductos en el marco de la implementación de la metodología PACE; lo que resolvió uno de los problemas para las familias censadas. Sin embargo, la dificultad del saneamiento seguía siendo un conflicto para la gente.

“Anteriormente todo el mundo tiraba el agua a la calle. Se creaban charcos en los que los animales se bañaban y en donde además jugaban los niños. Aguas residuales que se convertían en foco de infección a través de mosquitos que producían enfermedades virales, y en los que males como el dengue eran inevitables para nosotros”; manifestó Gabina Polo, integrante del Comité de Gestión Comunitario de la comunidad.

En consecuencia, y apoyados en la cartilla de Vivienda Saludable creada por la Organización Mundial para la Salud (OMS) y la Organización Panamericana para la Salud (OPS), se planeó un proceso de formación por el que han pasado más de 3.600 familias, en el que se abordaron temas como: La Vivienda como Espacio Vital; Agua Para el Consumo en la Comunidad; Manejo de Excretas y Aguas Sucias; Residuos Sólidos en la Vivienda; Higiene en la Vivienda; y Manejo de Plagas; entre otros; y se dio paso a una segunda fase queposibilitaría el inicio de la mitigación del conflicto identificado.

Teniendo en cuenta un diseño de base para la construcción de los saneamientos se realizó una visita de verificación de condiciones a cada uno de los hogares. Según la información de la visita,se realizó un plano adaptado específicamente para el proyecto en el hogar y se realizó un presupuestosegún las necesidades para la autoconstrucción. Posteriormente desde el Programa ANDA se le suministró a cada hogar los materiales (Cemento, Bloques, Varillas de Hierro, y Accesorios) necesarios para que hicieran una realidad el hito de tener el sistema básico de saneamiento a partir de la autoconstrucción.

“Nuestra labor como líderes de la comunidad fue reunir a las personas y apoyar la socializacióndel proyecto, no sólo desde los beneficios que traería para la comunidad, sino más difícil, desde lo que debíamos poner de nuestra parte, pues al ser un tema de autoconstrucción nos tocaba apoyarnos pues en algunos casos había hogares donde no había la fuerza suficiente para trabajar, porque tocaba hacer lo de uno y apoyar al otro, conseguir el material de playa, y en el fondo, ser gestores de la oportunidad que nos estaban dando. Nos organizamos, hicimos los pozos para el sistema de saneamiento, y por eso estamos aquí celebrando, porque no se trata de lo que nos traen y nos dan, en este caso se trata de lo que aprendimos y de gestionar”: concluyó Argélida Serpa Salcedo, integrante del Comité de Gestión Comunitaria.

Al preguntársele a las personas lo que significa contar con ese nuevo activo en sus vidas, sorpresivamente su respuesta dista de lo técnico. Cualquiera pensaría que en principio reconocerían que ahora tienen cómo dar un mejor manejo a los residuos, que serán menos las enfermedades en los niños, que tendrán una mejor calidad de vida… Sin embargo, en su mayoría, las palabras destacan la unión y lo importante que fue para ellos construir comunidad en un país en el que por principio desconfiamos del otro.

De las 150 familias de la comunidad de Córdoba que realizaron el proceso de formación, la entrega oficial se realizó a 113 que firmaron el compromiso y cumplieron con lo pactado. Es importante destacar que existen 2300 familias de las comunidades en las que ANDA interviene las cuales ya están comprometidas, lo cual denominan, desde ya un proceso exitoso y  “que invita a seguir trabajando constantemente, y confirma que con planeación, compromiso, y trabajo colaborativo, con pequeñas acciones es posible alcanzar grandes cambios”, se indicó desde las directivas del programa.



¿Qué opinas de esto?