“Hay que señalar a los puercos y sapearlos”: alcalde de Lorica ante mal uso de contenedores

La disposición irregular de basuras es un problema recurrente en Lorica, municipio del bajo Sinú en Córdoba, que afecta la salubridad, el ornato del Pueblo Patrimonio.
3 semanas atrás

En un enérgico mensaje a través de sus redes sociales, el alcalde de Lorica, Carlos Mario Manzur, regañó a los ciudadanos, especialmente al sector comercio, por insistir en disponer de forma irregular las basuras, a pesar de los esfuerzos del municipio por instalar contenedores y mantener la ciudad limpia.

El mandatario mostró su indignación al encontrar basuras en las calles, a tan solo 50 metros de los contenedores dispuestos por la empresa encargada del aseo local, Seacor.

“No podemos permitir que la gente empuerque la ciudad y que los que están haciendo las cosas bien se vean perjudicados por esto”, señaló.

Junto al secretario de gobierno, Fabián López Saleme, el alcalde Manzur procedió a recoger las bolsas de basura y depositarlas en los contenedores ubicados estratégicamente en la centralidad del municipio.

Puedes leer:  Córdoba despliega 2,000 uniformados para garantizar seguridad durante final de Copa América

“No podemos permitir que la gente puerca nos perjudique a nosotros como ciudadanos”, enfatizó el alcalde, quien fue más allá y pidió a la ciudadanía ejercer sanción social y denunciar a aquellas personas que dispongan la basura en horarios y puntos no autorizados.

Manzur recordó que los contenedores están para guardar la basura tapada y que el carro recolector pasa todos los días a las 6: de la tarde y en la mañana. “Hay que tener la basura antes de las 6:00”, insistió.

El alcalde instó a la comunidad a apropiarse de los contenedores y a señalar y “sapear” a quienes ensucien la ciudad. “Hay que señalar a los puercos y sapearlos porque no podemos permitirles que ensucien la ciudad”, puntualizó.

La disposición irregular de basuras es un problema recurrente en Lorica, municipio del bajo Sinú en Córdoba, que afecta la salubridad, el ornato y la calidad de vida de sus habitantes. Las autoridades han intensificado esfuerzos para controlar la situación, pero se requiere mayor compromiso ciudadano.