Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

“Algo huele mal”

Ponte los guantes y agarra la escoba es hora de limpiar el polvo, sacar lo podrido y dejar a un lado lo que estorba. Nadie mejor que tú misma para saber cuáles son esas basuritas que impiden que luzcas radiante. “A todos nos ha pasado...


Ponte los guantes y agarra la escoba es hora de limpiar el polvo, sacar lo podrido y dejar a un lado lo que estorba.

Nadie mejor que tú misma para saber cuáles son esas basuritas que impiden que luzcas radiante.

“A todos nos ha pasado que un día abrimos la nevera y algo ” huele mal”, sabemos que ni si encontramos la fuente del problema esto empeorará”

Muchas veces usamos los recipientes vacíos que ya hemos consumidos (por ejemplo los de mantequilla) y los nuevos, los vamos dejando empacados y guardados porque creemos que aún no es tiempo de usarlo.

¿Qué quiero decir con esto?…

Que estamos usando cosas viejas del pasado y lo nuevo de Dios está quedando a un lado.

El reguero a veces ha sido a causa de nuestro propio desorden, dejando acumular lo que hace tiempo caducó.

Pero hoy juntas vamos revisar cada área de nuestras vidas y estoy segura que vamos a quedar como nuevas.

  1. ¿A quién tienes que perdonar? ¿Quién te ofendió?, ¿Quién te miró mal?, ¿Quién te insultó?

  2. ¿Te has dedicado a mentir para quedar bien con los demás? (Recuerda que en el cielo todo queda registrado así quedes como una princesa delante de la gente)

  3. ¿Te quejas mucho? (de lo que dijo alguien, lo que pasó en la oficina, lo que pasa en el país)

  4. Vives enojada y con una actitud agresiva, antipática (tal vez esta sea la causa de que muchos se alejen de ti).

  5. Te cuesta tomar decisiones. (Tal vez porque tu relación con Dios se ha debilitado y no te sientes capaz de hacerlo sola).

  6. Te parece que si tú no haces las cosas nadie las va a hacer bien (ojo con creerte indispensable)

  7. No controlas tu relación con la comida

  8. No sabes escuchar a tus seres queridos (esto ha deteriorado tus relaciones familiares)

  9. Haz acumulado enojo y rencor en tu corazón.

  10. Tu mayor motivación es lo externo y no lo interno (la ropa, lo que opinan los demás, etc…)

  11. No repartes el tiempo entre lo importante (trabajo, amigos, familia, etc.) y lo necesario (tu relación con Dios), le dedicas más tiempo a la una que a la otra y no mantienes el equilibrio.

  12. Crees que todo es culpa tuya.

Puede que hayas reconocido alguna de estas señales en ti y si es así, este es el momento para que determines lo nuevo para ti, deja salir eso que durante mucho tiempo ha ocasionado una herida que no permite que Dios obre en tu corazón.

Es el momento perfecto para actuar.

Ora, habla con Dios, desahógate con Él.

Recuerda que todas las barreras que nos impiden descansar y ser feliz son autoimpuestas.

 Este es el día.

Mujer Tú Brillas



¿Qué opinas de esto?