Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Lloronas, pero no cobardes

Con un aplauso a nosotras las mujeres comienzo hoy a escribir este artículo, porque cada día me convenzo que somos fuertes, resistentes aun cuando estamos atravesando el momento más difícil. No es nada fácil para las mujeres aguantar un dolor y más cuando es del...


Con un aplauso a nosotras las mujeres comienzo hoy a escribir este artículo, porque cada día me convenzo que somos fuertes, resistentes aun cuando estamos atravesando el momento más difícil.

No es nada fácil para las mujeres aguantar un dolor y más cuando es del alma. La voz se entrecorta, los ojos se ven vidriosos y contenernos no es tan sencillo.

 ¿Qué las mujeres somos lloronas? Sí ¿Qué a veces somos dramáticas? Sí ¿Qué exageramos? Sí, ¿susceptibles? Sí, pero es precisamente esto lo que nos diferencia del género masculino.

Cada vez que leo y escucho historias de mujeres me impacta ver como superan situaciones, que yo personalmente no sé si sería capaz. Pero son justo esas historias las que me confirman lo fuerte y valiente que Dios diseño a la mujer. Indiscutiblemente las mujeres son “RESISTENTES”, no hay otra palabra que yo encuentre para definirlas.

Tengo algo claro: “Una cosa es ser susceptible y otra cosa es ser cobarde.

¿Qué hace que una mujer llore y llore y esté quieta en el mismo lugar y en los mismos pensamientos?

Es ahí donde no puedes caer. Las lágrimas deben traer un cambio a tu vida.

Yo te digo : Aquí lo que realmente importa es que te levantes con la cara en alto y hagas frente a tu situación , es normal que en ocasiones nos sintamos mal , el corazón es sensible , y Dios permite ciertas cosas para fortalecernos en nuestras áreas débiles.

Por otra parte el “no llorar” implica a veces no demostrar lo que sentimos y esconder bajo falsas apariencias “que no estamos bien”.

Pero… ¿llorar?

Miremos ahora esto: ” tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de lamentarse, y tiempo de bailar”(Ecles3:4)

No nos queda la menor duda que el tiempo de llorar para las mujeres es el tiempo de aprender, el tiempo de sacar fuerzas, el tiempo de recargar baterías, tiempo de crecer en cada área de tu vida, tiempo de aumentar la fe, tiempo de reconocer errores, tiempo de escuchar a Dios.

Aunque no creas cuando haces cada una de estas cosas le estas mostrando al mundo quien eres, le estas gritando

 “PUEDO LLORAR PERO NO SOY COBARDE. “



¿Qué opinas de esto?