Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

1.800 familias de La Mojana en Córdoba y Sucre avanzan en adaptación al cambio climático

Son en total 1.800 familias de 42 comunidades de los municipios de Ayapel, San Marcos y San Benito en los departamentos de Córdoba y Sucre, quienes se benefician desde hace más de dos años con el proyecto de adaptación al cambio climático, liderado por el...


Son en total 1.800 familias de 42 comunidades de los municipios de Ayapel, San Marcos y San Benito en los departamentos de Córdoba y Sucre, quienes se benefician desde hace más de dos años con el proyecto de adaptación al cambio climático, liderado por el Ministerio de Ambiente, con apoyo del PNUD (Programa Naciones Unidas para el Desarrollo), el DNP (Departamento Nacional de Planeación) y el Fondo de Adaptación.

El objetivo de las estrategias es instruir, y capacitar a las comunidades a adoptar acciones para sobrellevar el cambio climático, y hacerle frente a las temporadas de inundaciones y sequía, mitigando el riesgo que estas producirían en sus comunidades.

Según detalló Diana Díaz, coordinadora del proyecto, este se focaliza en apoyar la recuperación de la seguridad alimentaria de esta población vulnerable, identificando aquellos cultivos que tienen mayor posibilidad de “sobrevivir” a inundaciones o sequía, así mismo se implementan técnicas de preservación de los mismos, y se seguridad habitacional.

En la vereda “El Torno”, en San Marcos, Sucre, sus habitantes han conformado asociaciones que les permiten, principalmente a las mujeres empoderarse y adoptar conocimientos y habilidades para el desarrollo económico de sus comunidades. A través de el acompañamiento que reciben, identifican el riesgo que pueda presentarse, e implementan alternativas para adaptarse, a través acciones como reforestación, repoblación de especies y demás medidas de preservación y sostenibilidad ambiental que los ayude a ser menos vulnerables.

“Aquí hemos cambiado, sobre todo las mujeres saben mucho de lo que antes no sabían, la arborización de frutales, maderables y diferentes cultivos es nuestro sustento, con este conocimiento, ha mejorado nuestra visión y calidad de vida, ya que los blancos no nos quieren dar trabajo, aquí tenemos la manera de tener lo nuestro”, expresó Antonio Madera, uno de los beneficiados, en esa vereda que sufrió al igual que las otras zonas de la Mojana, los estragos del fuerte invierno que en el 2010, los dejó prácticamente, en el aire.



¿Qué opinas de esto?