Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Cereté le apostó a recuperar la tradición y se lució

Este gran fandango que vivió Cereté quedó para la historia y se traduce en un aliciente cultural para el porro.


Cereté. 500 metros lineales repletos de bailadores de fandango. Más de 6 mil personas danzando con diez bandas de músicos, todos de Cereté, donde el pasado sábado se vivió el fandango más grande que se haya podido ver en estas tierras. Un río de tradición se desbordó por más de seis horas continuas de baile en el sector conocido como Bulevar de Venus.

Ya había un antecedente, y fue el fandango que hace siete años realizó Rafael Chica Guzmán siendo alcalde de Cereté. Esta vez, la Administración del actual alcalde, Elber Chagüi Saker, hizo lo suyo, y definitivamente se sobró con un evento apoteósico que puso a bailar a gente de todas las clases sociales. Se calcula que hubo entre seis mil y siete mil asistentes. Realmente una cifra histórica teniendo en cuenta el nivel de organización que tuvo el evento.

Fueron diez estaciones en el trayecto lineal. En cada una se acoplaron los bailadores de todas las edades. 24 grupos de danza de todo Córdoba armaron los primeros círculos de fandango y poco a poco, más y más personas, se adaptaban a cada circunferencia.

El desborde de alegría y color empezó a las 8:00 p.m. En cada rueda, la banda estaba en el centro montada en tarima, y alrededor suyo estaban los bailadores, danzando en sentido opuesto a las manecillas del reloj, como lo enseña la tradición.

Los espectadores gozaban viendo bailar y más allá, en un área delimitada para ellos, estaban los vendedores, ofreciendo sus productos, articulados a la cultura de su pueblo. La seguridad estaba reforzada y esa tranquilidad generalizada hizo que las familias se sintieran con la confianza de gozar y disfrutar toda la noche sin percance alguno.

Cada paquete de velas que se acababa significaba tener listo otro para el continuo baile. Con sus cabellos, pechos y rostros repletos de cera, las mujeres alentaban a sus parejas a seguir en el ‘gira gira’. La emoción de revivir las ruedas de fandango vaticinó que esta sería una gran noche y efectivamente así fue.

Este gran fandango que vivió Cereté quedó para la historia y se traduce en un aliciente cultural para el porro, para el fandango, para las bandas, para los bailadores y para la región. El alcalde Elber Chagüi Saker ha dicho, ante tan positivos resultados, que espera institucionalizarlo. Sin duda, señor alcalde, usted y su municipio se lucieron.¡Que viva Cereté!



¿Qué opinas de esto?