Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Si usted besa a sus hijos en la boca ¡Cuidado!

En la web existen cientos de artículos al respecto de este tema, unos en apoyo, otros en contra que abren el debate ante una costumbre arraigada en millones de familias en el mundo. En este, les contaremos dos panoramas de esta situación. El besar a...


En la web existen cientos de artículos al respecto de este tema, unos en apoyo, otros en contra que abren el debate ante una costumbre arraigada en millones de familias en el mundo. En este, les contaremos dos panoramas de esta situación.

El besar a los pequeños en la boca puede generar enfermedades en el menor. En la saliva, los adultos portan millones de bacterias y virus que pueden ser causa de infección, sin embargo el sistema inmunologico desarrollado de los más grandes impide que evolucionen en ellos.

En el caso de los menores, aún no están en la condición de contrarrestarlas pues su sistema apenas está en desarrollo, es así como una simple gripa, cuyo virus puede tenerlo el adulto, se transmite con facilidad a ellos a través de un beso. De ahí en adelante, un sin número de infecciones pueden transmitirse.

De otra parte, según los expertos un beso en la boca, puede incluso generarle un “trauma” al niño o niña durante la adolescencia. Cuando los más pequeños están entrando en la etapa del “uso de razón”, toda situación en dicho proceso tendrá un efecto a corto, mediano y largo plazo.

Según Mundo Clay, un beso en la boca puede crearle a un niño entre los 3 y 11 años un mensaje bastante equivocado que repercutirá en su adolescencia. Los labios son sitios con muchos receptores sensoriales, un simple beso genera un estímulo y una inmediata respuesta fisiológica de placer.

Estas sensaciones durante la pubertad son asociadas al placer sexual que se incerementa con el desarrollo hormonal propio de esta etapa, que termina en un estado de excitación. Toda esta sicuación está ligada a las sesaciones gustativas que hacen parte del instinto reproductivo del ser humano y que por nada del mundo deben provenir de la madre o padre.

Estos dos panoramas, deben darle idea a los padres para tener cuidado al momento de besar a los más pequeños. Los besos en los niños también son significado de afecto, pero estos deben ser en sitios que en sí, no generen otro impacto diferente al cariño y reconocimiento de sus logros.



¿Qué opinas de esto?