Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Suso el Paspi: una víctima del conflicto que le saca una sonrisa a Colombia

La historia hasta hace poco desconocida, de Suso el Paspi, el nombre con el que es conocido el humorista Dany Alejandro Hoyos, deja entrever lo duro que el conflicto lo ha golpeado junto a su familia y conmueve a Colombia entera. Sólo basta con leer...


La historia hasta hace poco desconocida, de Suso el Paspi, el nombre con el que es conocido el humorista Dany Alejandro Hoyos, deja entrever lo duro que el conflicto lo ha golpeado junto a su familia y conmueve a Colombia entera.

Sólo basta con leer el escrito publicado en su blog personal, para entender la manera como la guerra ha querido arrebatarle ilusiones. Hoyos quien publica el escrito, previo al plebiscito por la paz, asegura que le “importa muy poco lo que le pase a Timochenko o a los otros miembros del secretariado de las Farc, me gustaría que pagaran cárcel, pero si no, los prefiero en la vida política que generando muerte y terror, entre políticos se entenderán”.

Todo comienza en Ituango, Antioquia, un municipio golpeado por años por acciones de las guerrillas y el paramilitarismo, donde recuerda lo dura que fue su vida envueltos en la zozobra de muerte que tocó a familiares y amigos.

Luego cuenta cómo en 2010 fueron el centro de las acciones violentas tanto él y su familia. Narra que un día “Sonó el teléfono y un amigo […] me dice: ‘Dany te van a secuestrar’. Me puse pálido. ¿Cómo así? ‘Sí, hay una gente que te tiene vigilado desde hace días’. No se imaginan mi susto”. Todo esto lo llevó al punto de andar con un esquema de seguridad.

Luego y con más dolor, cuenta cómo un mes después le avisaron: ‘Parce ahora no van por vos, ya tenés seguridad. Van por tu mamá o tu hermana’. Ahí me quise morir”.

“Y sí, nos tocó irnos del barrio a las seis de la mañana, como unos delincuentes, huyendo de la casa que yo le había construido a mi mamá, una casa que me soñaba desde chiquito -cuenta ‘Suso’-. Lloro recordando esa noche, porque no dejaba de sentirme culpable por lo que estaba pasando”.

El mensaje final

El largo pero interesante texto, sirve como reflexión en medio del momento que atraviesa el país y de cara a la coyuntura decisoria a la que se enfrentaran los colombianos. Por ello Dany Alejandro Hoyos no quiso dejar de dar un mensaje con esto y escribió:

“El hombre ante un ataque respondía con palo o piedra, evolucionó e inventó el insulto, con el tiempo siguió evolucionando y descubrió que la sonrisa era la mejor respuesta. Por eso, por la esperanza, porque es importante creer, porque prefiero algo distinto a seguirnos matando, porque prefiero la política a las balas, por la memoria de Don Alfredo, de John, de Juan, de Beni y de tantos como ellos.

Yo perdono. No necesito que los paramilitares me pidan perdón, los perdono; no necesito que la guerrilla me pida perdón, los perdono. El perdón es un acto individual. Este domingo llegó la hora del aprendizaje colectivo; perdonar y creer. El país que quede lo debemos construir entre los del NO y el SI, todos. Aprovechemos esta oportunidad. Desde siempre y para siempre porque las estirpes condenadas a cien años de guerra no tendrán una segunda oportunidad sobre la tierra.

Artículos relacionados
Del humor y otros demonios by Dany Alejandro Hoyos



¿Qué opinas de esto?