Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

“Fallas humanas evidentes”; primeras conclusiones sobre siniestro de avión de LaMia

Fallas humanas podrían ser las causas más certeras, que causaron el fatídico accidente del avión de la aerolínea boliviana LaMia, según el informe preliminar entregado por la Aeronáutica Civil Colombiana sobre las causas del accidente del avión RJ 85 de la aerolínea Lamia, el pasado...


Fallas humanas podrían ser las causas más certeras, que causaron el fatídico accidente del avión de la aerolínea boliviana LaMia, según el informe preliminar entregado por la Aeronáutica Civil Colombiana sobre las causas del accidente del avión RJ 85 de la aerolínea Lamia, el pasado 28 de noviembre, el cual dejó 71 personas muertas, entre ellas la nómina casi completa del equipo de fútbol brasilero Cahapecoense, que viajaba en vuelo chárter hacia Medellín, para disputar la final de la copa Sudamericana

Los datos de la investigación fueron entregados en rueda de prensa, este lunes, por el director de la Aeronáutica Civil, Alfredo Bocanegra, y su secretario de seguridad aérea, coronel Freddy Bonilla.

Directivos Aeronáutica Civil
Directivos Aeronáutica Civil

El coronel Bonilla explicó que el avión registró en Bolivia un plan de vuelo en el que debía hacer una parada técnica en el aeropuerto de Cobija, fronterizo con Bolivia y así se lo informaron a las autoridades colombianas. Pero esa parada no se realizó.

El plan también decía que el avión estaba certificado para volar a más de 30.000 pies de altura, pero las autoridades encontraron que dicha certificación no existía y sólo tenía permiso para volar hasta 28.000. Según Bonilla, esa certificación confirma que el avión tiene los equipos especiales que se requieren para ir seguro a una altura mayor.

“Aasana (Administración de Aeropuertos de Bolivia) autoriza sin la certificación el plan de vuelo, lo cual no es correcto (…) Y la firma del despachador sin nombre”, aseguró Bonilla.

El Avro RJ 85 tenía, además, un recorrido casi igual a la autonomía de vuelo del avión y por normas internacionales, debe llevar combustible para llegar al aeropuerto alterno más lejano (combustible para una hora y media de vuelo por encima de la autonomía) y un excedente.

“Hubo un factor humano del controlador y despachador en Bolivia, que aprobaron el plan de vuelo tramitado sin la autonomía y tiempo de vuelo según los estándares y limitaciones de cada vuelo”, enfatizó.

Y aunque se reportaba un peso de 41.800 kilos, las autoridades encontraron que este era mayor. El vuelo de la aerolínea Boa, que llevó al equipo y sus acompañantes de Brasil a Bolivia reportó un peso total del equipaje de 1.036 kilos, por encima de lo reportado por Lamia para el mismo equipaje.

“Así, el avión fue aprobado con un plan de vuelo para un peso de 41.800 kilos, pero llevaba 42.148, por encima del permitido (…) Pero eso no fue un factor determinante para el accidente como tal”, aclaró Bocanegra.

Los audios de la cabina, recogidos por la caja negra, detallan que durante varios períodos del vuelo el piloto, copiloto y la copiloto observadora hacen cálculos del combustible que tienen y discuten sobre una posible parada en Leticia, aunque desisten de hacerla porque no sabían si estaba operando. En Bogotá tampoco hicieron solicitud de parada.

Entre los descubrimientos más relevantes de la investigación revela que a pesar de tener información de falta de combustible, el piloto sólo hizo los reportes a pocos minutos del impacto.

“La aeronave tiene un sistema de alarma audible y visual que se activa y le notifica que está con poco combustible. Según el manual de la aeronave, cuando la alarma se activa es porque queda un promedio de 20 minutos de vuelo pero el reporte no se hizo”, aseguró el coronel Bonilla.

En ese momento, se presenta el avión de VivaColombia que llegó a Rionegro desviado desde Bogotá por una posible falla de combustible. La Aerocivil dio a conocer los audios de la torre y el piloto, que dan cuenta de la emergencia reportada cuando el piloto de Lamia aún no había pedido prioridad para el aterrizaje.

El análisis de los audios y la información de las cajas negras, reveló también que el piloto de Lamia hizo un giro y un descenso sin autorización de la torre de control. En ese sentido, el coronel Bonilla apoyó a la controladora Yaneth Molina quien dijo que la tragedia pudo ser mayor pues había tres aviones Boeing a muy poca distancia del boliviano.

Es de anotar, que la aerolínea Lamia , la cual contaba con tres aviones, de los cuales solo uno estaba en funcionamiento, obtuvo su licencia de operación en julio de 2015, y se dedicaba a hacer vuelos charter( contratados), por lo tanto no era una aerolínea regular.

Las autoridades aeronáuticas aclararon, que la investigación “no busca hallar culpables”, sino prevenir que vuelvan a ocurrir sucesos tan trágicos como este.

Con información de www.elcolombiano.com

 



¿Qué opinas de esto?