www.radio.larazon.co

Estas serían las cinco razones del Por qué el resultado del Plebiscito

Informe. El plebiscito que convocó el Gobierno Nacional para la refrendación de los acuerdos de paz con la Guerrilla de las Farc, tuvo un resultado que muchos denominaron sorpresivo, incluso para algunos miembros de la campaña opositora. Según el último boletín de la Registraduría Nacional con...


Informe. El plebiscito que convocó el Gobierno Nacional para la refrendación de los acuerdos de paz con la Guerrilla de las Farc, tuvo un resultado que muchos denominaron sorpresivo, incluso para algunos miembros de la campaña opositora.

Según el último boletín de la Registraduría Nacional con el 99.98% de las mesas escrutadas, el NO ganó con el 50, 21% de la votación, es decir, 6.431.376 votos  y elobtuvo 49,78% 6.377.482 votos. Según muestra el consolidado del mapa de Colombia según la votación; 19 departamentos y los consulados en todo el mundo, respaldaron la refrendación de los acuerdos, sin embargo el NO  se impuso en 13 departamentos (la mayoría de ellos donde las Farc tuvieron sus inicios y su asentamiento más recrudecido) además en los cuales, hubo más participación en las urnas.

En aspecto amplio, los colombianos que votaron por el NO, argumentan que varios puntos del acuerdo deben “renegociarse”, para legitimizar las penas que se impongan a los líderes guerrilleros, y no pasar por alto la “verdadera reparación” de las víctimas, así mismo exigen que no se les de participación política a aquellos que han sido autores de crímenes de lesa humanidad.

El portal web Lasillavacía.com recopila en las siguientes conjeturas, las que serían las 5 principales razones por las cuales, la votación por el SÍ no llegó a ser suficiente para ganar el plebiscito. El NO obtuvo un estrecho margen de 53.894 votos (0.43%) de diferencia, que algunos analistas afirman, evidencia la marcada polarización que se vive en Colombia.

1) Subestimar el rechazo a las Farc, lo cual el Uribismo supo aprovechar

Después de 52 años de cometer atrocidades, el rechazo de la mayoría de los colombianos a las Farc es muy grande y el uribismo –que desde sus orígenes ha encarnado ese rechazo- lo supo tomar como bandera en su discurso a favor del NO.

El Centro Democrático decidió focalizar su campaña en que votar No era un voto de rechazo a las Farc, y que votar SI, era “premiar a los terroristas y cobijarlos con impunidad”.

Cambiaron exitosamente la idea inicial de volverlo un plebiscito contra el presidente Santos, y así convencieron a la mitad de los colombianos que votar por el SÍ no era votar por decirle adiós a las Farc sino su regreso.

2) Subestimar la disminución en la favorabilidad del presidente Santos:

Los expertos coinciden en que en un plebiscito es fundamental la simpatía y credibilidad del líder, sobre todo del que lo convoca porque la gente está tan nerviosa frente a la trascendentalidad de la decisión que requieren una guía. Juan Manuel Santos no representaba el liderazgo que la mayoría de colombianos argumentan necesitar

En las últimas semanas, finalmente se marginó un poco de la campaña y dejó que los ciudadanos y otras fuerzas políticas lo lideraran y seguramente eso permitió que el Sí sacara 20 puntos más de los que registra el Presidente en las encuestas. Pero no fue suficiente para ganar.

3) La campaña del Sí rompió la dicotomía entre paz y guerra:

Inicialmente el Gobierno enmarcó la campaña con la misma dicotomía que había llevado a Santos a ganar en la segunda vuelta: la de que votar Sí era votar por la paz y que votar No era votar por la guerra.

Sin embargo, cuando las Farc desmintieron a Santos diciendo que si ganaba el No ellas seguirían apostándole a la negociación y el uribismo salió con la consigna de que el No en realidad le apostaba a “un mejor acuerdo”, el Gobierno cambió su mensaje.

Obviamente, entre el acuerdo logrado y un acuerdo mejor, la mayoría de la gente optó por lo segundo.

4) La “soberbia” de las Farc y del Presidente

Según muchos analistas, las Farc mostró todo menos humildad en este período que era clave para inclinar a los indecisos hacia un lado u otro.

El discurso de Timochenko el día de la firma del Acuerdo de Paz en Cartagena fue el discurso de una guerrilla que se sentía victoriosa. Su mano en alto cuando salió al escenario, y tal vez, un perdón que no ha llevado el tiempo suficiente, para que todos los colombianos lo entreguen.

La estrategia del Gobierno de mostrar la paz como un hecho irreversible ha sido considerado también un acto de soberbia. “Santos en la Asamblea de la Onu cuando dijo que la guerra había terminado. Lo hizo cuando la firma en Cartagena cuando dijo que había cesado la horrible noche. Era casi como si la votación del plebiscito fuera innecesaria”, afirman algunos sectores.

5) Desafiar el conservadurismo de los colombianos

Según expertos, las polémicas cartillas de la ministra de Educación Gina Parody pusieron en evidencia que la tendencia mundial del conservadurismo social también encontró una expresión en Colombia. Y el Presidente, en cambio de entender esos elementos conservadores -que son en su mayoría homofóbicos pero no solo eso- los puso más peso en contra al  nombrar a Parody coordinadora del plebiscito y sacando la encuesta del Dane justo dos semanas antes de la votación del plebiscito.

Indican los analistas, que con esas movidas, Santos perdió el voto más católico, que fue capitalizado por el uribismo.

Señalan además que lo peor es que “esta alianza uribismo-conservadurismo social” se vuelve una amenaza real a todos los avances en igualdad de derechos para las mujeres y la comunidad lgbti.

Con información del portal LaSillaVacía.com

 



¿Qué opinas de esto?