www.radio.larazon.co

Del primero al siete de agosto, se conmemorará la Semana Mundial de la Lactancia Materna

Montería. Bajo el lema “Amamantar y trabajar; logremos que sea posible”, se conmemorará del 1ro al 7 de agosto, la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2015. El objetivo será crear conciencia sobre la importancia de apoyar a las mujeres trabajadoras para que éstas puedan...

Bajo el lema “Amamantar y trabajar; logremos que sea posible”, se conmemorará del 1ro al 7 de agosto, la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2015.

Montería. Bajo el lema “Amamantar y trabajar; logremos que sea posible”, se conmemorará del 1ro al 7 de agosto, la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2015.

El objetivo será crear conciencia sobre la importancia de apoyar a las mujeres trabajadoras para que éstas puedan dar el seno hasta los seis meses a su bebé en forma exclusiva.

El Secretario de Salud de Córdoba, Edwin Preciado Lorduy recalcó la importancia de la leche materna, como el único alimento que el niño o niña necesita para los primeros seis meses de vida.

“Otro tipo de alimentos o bebidas, inclusive de agua, aumentaría el riesgo de que tenga diarrea u otra enfermedad. La leche materna es la “primera inmunización” del bebé, no existen fórmulas alternativas para su protección”, señaló el funcionario.

Con respecto a este tema, en Colombia se han dado importantes acciones que mejoraron las leyes y prácticas nacionales.

Así mismo, en los lugares de trabajo se han incrementado las iniciativas para hacerlos más amigables con las madres, incluyendo premios a empleadores que otorguen permisos a las madres trabajadoras, para amamantar.

¿Qué beneficios le aporta al bebé la lactancia materna?

Según el portal Intal.org, la lactancia materna, proporciona los nutrientes necesarios en la proporción y temperatura adecuados. La leche materna ofrece la combinación ideal de nutrientes para el bebé, incluyendo las vitaminas, proteínas y grasas que necesita. Además, su composición cambia conforme crece el bebé, de modo que satisface las necesidades en sus diferentes etapas de desarrollo.

Se digiere y asimila con gran facilidad. Esto previene incomodidades en el bebé relacionadas con su insipiente sistema digestivo, incluyendo diarrea, estreñimiento y cólico.

Proporciona anticuerpos de la madre y alarga el periodo de inmunidad natural. La lecha materna contiene anticuerpos que le ayudan a tu bebé a combatir diferentes tipos de virus, bacterias e infecciones. Pero aún más importante, debido a que provienen de la madre, los anticuerpos que se transmiten son específicamente aquellos que le permiten combatir los peligros a los que el bebé está expuesto en su medio ambiente. La nutrición en las primeras etapas de la vida del bebé es determinante en el desarrollo del sistema inmunológico del bebé.

Reduce la predisposición a enfermedades respiratorias. Los bebés que se alimentan con lecha materna exclusivamente durante los primeros seis meses de vida tienen menos infecciones en el oído, enfermedades respiratorias (incluyendo asma), y molestias digestivas e intestinales.

Es una patología que se presenta en 1 de cada 10 mil pacientes que acuden a las clínicas con dolores abdominales y es causada por trastornos de coagulación, apendicitis, cirrosis u otros factores. Las mujeres embarazadas tienen un gran riesgo de padecerlo.

Disminuye el riesgo de desarrollar obesidad. Como la leche materna contiene la nutrición exacta que el bebé requiere y la cantidad consumida es autoregulada, tiene mejores probabilidades de aumentar el peso justo y comer únicamente la cantidad necesaria.

Los cambios de sabor, según la alimentación de la madre, preparan al niño para aceptar mayor variedad de alimentos. La variedad de sabores que recibe el bebé en la leche materna lo prepara mejor para aceptar los diferentes sabores de la comida sólida.

Favorece el correcto desarrollo de la mandíbula, los dientes y el habla. El acto de succión contribuye al avance de la mandíbula del bebé alcanzando una posición apropiada alrededor de los 8 meses. Si esta succión se realiza con tetina, los movimientos que realiza el bebé son más pasivos y los músculos de la mandíbula no se desarrollan tanto. Es por ello que una correcta succión y deglución son de vital importancia para el óptimo desarrollo de las estructuras orofaciales y así prevenir alteraciones del lenguaje.

Crea un fuerte vínculo entre madre-hijo. Cubriendo necesidades como la proximidad y seguridad que favorecen la autoestima del niño y la relación con la madre.



¿Qué opinas de esto?