Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

252 muertos por terremoto en Italia, la mayoría niños y jóvenes

El devastador terremoto de 6.1 grados en la escala de Richter, que azotó a Italia el miércoles en la madrugada, ya deja al menos , 252 muertos, cientos de heridos y un numero aun no determinado de desaparecidos, se presume que una gran parte de...


El devastador terremoto de 6.1 grados en la escala de Richter, que azotó a Italia el miércoles en la madrugada, ya deja al menos , 252 muertos, cientos de heridos y un numero aun no determinado de desaparecidos, se presume que una gran parte de ellos son niños y jóvenes.

Según reportes de las autoridades, el sismo afectó a las localidades de Amatrice, Accumoli –ricas en patrimonio histórico y cultural–, Illica y Pescara del Tronto, muy frecuentadas por familias en verano, situación que ha impedido a las autoridades cuantificar el número de personas que necesitan ayuda.

“Hay muchos niños. Muchos. Estos son los lugares donde los romanos venimos con nuestros hijos, nuestras familias son originarias de estos lugares y había muchísimos abuelos con sus nietos”, afirmó entre lágrimas la ministra de Sanidad, Beatrice Lorenzin, al salir del hospital de San Camillo De Lellis en Rieti.

Ayer miércoles, una niña de diez años fue rescatada con vida y en buenas condiciones después de pasar más de 16 horas bajo los escombros de una casa completamente destrozada en Pescara del Tronto.

La situación más dramática se vive en Amatrice, el municipio más grande de los afectados, y donde viven normalmente 2.000 personas, pero que en los meses de verano dobla su población con los visitantes. Además, había muchos turistas que habían llegado para disfrutar el fin de semana de una prevista fiesta gastronómica.

“Mi hermana está bajo los escombros. No da señal de vida. Se oyen solo los gatos”, lamentaba angustiado Guido Bordo, de 69 años.

Los operadores piden continuamente silencio para poder escuchar los lamentos, gritos y señales, para luego poder ponerse a escarbar y hurgar.“Me salvé de milagro. Diez segundos fueron suficientes para destruir todo”, contó Marco, habitante de Amatrice, al diario La República.



¿Qué opinas de esto?