Montería 240 años: ¡Que siga la fiesta

Por Marcos Daniel Pineda García Alcalde de Montería “Una ciudad exitosa es como una fiesta genial: las personas se quedan porque la están pasando muy bien”, dice Amanda Burden, experta mundial en Planeación Urbana. Hoy Montería, cuando cumple 240 años de haber sido fundada por...


IMG-20170501-WA0001Por Marcos Daniel Pineda García
Alcalde de Montería

“Una ciudad exitosa es como una fiesta genial: las personas se quedan porque la están pasando muy bien”, dice Amanda Burden, experta mundial en Planeación Urbana.

Hoy Montería, cuando cumple 240 años de haber sido fundada por Antonio de la Torre y Miranda, nos ofrece a todos los monterianos razones para vivirla, disfrutarla y quererla. Aquel paraje que en su pasado sirvió para que los cazadores vinieran a montear y a aprovisionarse de alimentos, terminó convertido en una ciudad que ahora es ejemplo internacional de desarrollo sostenible y buenas prácticas de gobierno.

El primer gran logro de nuestra ciudad como tal fue haberse convertido en capital del naciente departamento de Córdoba, el 18 de junio de 1952. Después obtuvimos el título de Capital Ganadera de Colombia, pero más adelante nos golpeó la guerra a través de la violencia con presencia de guerrilla y paramilitarismo, y con esta vino un periodo de estancamiento económico que detuvo nuestro progreso cuando el país y el mundo se insertaban en las dinámicas de la globalización.

Entonces, cuando muchos creían que el proyecto de ciudad había fracasado, llegó el cambio y con él un nuevo espíritu. Hoy nuestra Villa Soñada es una de las 10 ciudades más sostenibles del mundo, escogida por Naciones Unidas.

Ese resurgimiento iniciado hace casi diez años nos ha llevado a convertirnos en la capital de una región que engloba a Córdoba, Sucre, el Urabá y el Bajo Cauca antioqueño.

Quién iba a pensar que aquellos extensos pastizales propicios para montear, 240 años después se convertirían en el punto más atractivo de los 73 municipios que la rodean. Sus centros de salud, universidades, comercio, restaurantes y hoteles han hecho que hoy el principal renglón del PIB de la ciudad sea el sector servicios, con una variada oferta que la convierte en el imán de toda una región.

Celebramos en esta fiesta la llegada permanente de grandes inversionistas que ven en Montería una ciudad de enormes oportunidades. Hace unas semanas le dimos la bienvenida a la línea hotelera internacional Ibis y pronto abrirá también sus puertas entre nosotros la cadena mundial Marriott.

No en vano, nuestro aeropuerto Los Garzones camina hacia la internacionalización, con la primera ruta ya autorizada a Panamá, lo que genera una indudable confianza inversionista. Nos hemos convertido en un destino apetecido que cada día va abriendo caminos de desarrollo, con distintas formas de turismo: comercial, negocios, placer, cultural, ecológico, o de reuniones y eventos.

Todo este espíritu de ciudad que nos divierte se compagina con un alma de pueblo que nos embruja de encanto. En ninguna otra ciudad como en esta, se combina tan bien esa mezcla encantadora donde prevalecen modernos centros comerciales, marcas nacionales y extranjeras de almacenes y restaurantes, comercio de calidad, y al mismo tiempo se respira un aire de camaradería entre vecinos y amigos, en los torneos deportivos de barrio que abarrotan los parques, también entre ‘llaves’ que comparten cervezas frías en las esquinas, mientras aún se le pide prestado al vecino un poco de azúcar para endulzar el café mañanero o una cubeta de hielo para el jugo de fruta fresca en la tarde; ni qué decir del paisano de la tienda que aún nos fía anotando en el cartón de Belmont con la confianza del pago seguro.

Esa alma de pueblo, sumada al espíritu de ciudad, es la que tiene la fiesta prendida en esta capital en la que dan ganas de quedarse a vivir felizmente para toda la vida.

Somos testigos y actores de esta transformación que hemos forjado entre todos, por eso la pasamos bien mientras mantenemos la mirada puesta en el futuro. A esta fiesta de celebración de los 240 años de historia le quedan muchas horas de goce y a Montería muchos años de prosperidad. Nos sentimos orgullosos porque hay razones suficientes para ello.

Nuestra ciudad se ha convertido en una tierra de ensueño. ¡Que siga la fiesta! Feliz cumpleaños, mi Montería del alma.



¿Qué opinas de esto?