Córdoba, el paraíso en peligro (Quinta parte)


La vuelta de la caña flecha, más allá del sombrero

 

Por: Óscar Sánchez Oviedo.

Tuchín, municipio del norte del departamento de Córdoba que hasta el 2008 fue parte de San Andrés de Sotavento, considerado la cuna del Sombrero Vueltiao, símbolo cultural de Colombia, lo que hace pensar que la materia prima de la famosa artesanía, la caña flecha, debe abundar en la zona, pero no es así y, por el contrario, es cada año más escasa.

La caña flecha se daba de manera silvestre en los patios de las casas de Tuchín, y eso era suficiente cuando la industria del sombrero se limitaba a ofrecerlo en las corralejas de la región o en uno que otro almacén, pero cuando el sombrero se puso de moda y tomó fama internacional, las cosas cambiaron y la caña flecha no fue suficiente. Por eso en el 2003 comenzó a hablarse de proyectos para apoyar el cultivo de esta mata, con respaldo de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge (CVS) pero hoy parece que nada fue suficiente.

El cultivo de caña flecha, materia prima de la insignia nacional del sombrero vueltiao, se resiste a desaparecer.
El cultivo de caña flecha, materia prima de la insignia nacional del sombrero vueltiao, se resiste a desaparecer.

En Tuchín se habla de un proyecto que se inició hace cerca de tres años, con recursos provenientes de regalías, que sería la salvación de los cultivos; con el apoyo de laboratorios se montaría una especie de invernadero, para luego sembrar 10 hectáreas de caña flecha que darían plantas de alta calidad y servirían como una especie de banco de semillas para convertirse en 40 hectáreas y luego en casi 100 hectáreas.

La mitad de ellas en Tuchín, las otras distribuidas en localidades San Andrés de Sotavento, pero en realidad hoy se encuentran apenas unas siete hectáreas y las pocas plantas de caña flecha que se logran ver en los terrenos, no tienen las características necesarias para convertirse en el banco de semillas del que se habló, según lo indicado por el ingeniero agrónomo y miembro de la comunidad indígena Zenú, José Pérez.

Escucha”José Pérez 1″ en Spreaker.

Mientras se surten los procesos para establecer qué pasó con este proyecto que, se supone costó cerca de 3 mil millones de pesos, los habitantes de Tuchín, indígenas organizados en 65 cabildos de cerca de 300 familias cada uno y como parte del resguardo Zenú, viven grandes dificultades por cuenta de la escasez de caña flecha, incluso tienen que comprarla a comerciantes que la traen desde pueblos antioqueños.

Alexis Nova, Julio Alfredo Flórez y Deciderio Polo, habitan el cabildo de Esmeralda Sur, en Tuchín; ellos ante las pocas oportunidades laborales se acostumbraron a vivir de la elaboración del sombrero vueltiao por eso han tenido que sortear toda clase de dificultades en medio de la poca materia prima, los proyectos cuyos dineros no se sabe en qué fueron gastados y hasta la sequía que los golpea en esta época. A ellos le preguntamos dónde y cómo encontrar una cuantas matas de caña flecha.

Escucha”Los tres amigos 1″ en Spreaker.

Los tres amigos hoy están realmente preocupados y sus pronósticos no son los mejores, los 15 mil pesos que deben invertir para elaborar un sombrero sencillo que luego venden en 25 mil, parecen ser apenas el inicio del “apocalipsis” de estos artesanos.

Escucha”Los tres amigos 2″ en Spreaker.

El ingeniero agrónomo José Pérez considera que en 10 años la caña flecha criolla, la que originalmente se utiliza para el sombreo vueltiao y se daba de manera silvestre en esta zona del departamento de Córdoba, podría ser sólo un recuerdo.

No es muy común encontrar cultivos de caña flecha criolla.
No es muy común encontrar cultivos de caña flecha criolla.

Escucha”José Pérez 2″ en Spreaker.

La gobernadora ad hoc, Salma Moya Castaño, tiene a su cargo la supervisión de tres proyectos establecidos entre la administración departamental y la Universidad del Sinú, cobijados con recursos de regalías, uno de ellos el Convenio 750 que consiste en el “desarrollo e investigación aplicada a un modelo experimental sostenible e innovador en la cadena productiva de artesanías derivadas de la caña flecha en Córdoba”.

Se creó este cargo por la cercanía entre el gobernador, Edwin Besaile, y la familia Bechara, dueña de la Universidad del Sinú, de la que hace parte la esposa del mandatario, Rosana Zuleta Bechara.

Tratamos de hablar con la funcionaria sobre el caso de Tuchín en repetidas ocasiones, pero ella argumentó no tener el suficiente tiempo para empaparse del tema, está en el cargo hace menos de una semana.

Dialogamos con Blanca Muñoz, exsecretaria de Cultura de Córdoba y miembro de la comunidad Zenú, ella conoce a fondo la crisis y estuvo en el cargo cuando se gestó el proyecto del que se habla en Tuchín cuyos resultados nadie ve.

Escucha”Blanca Muñoz López” en Spreaker.

Mientras la cruda realidad de la caña flecha se sufre en Tuchín y en San Andrés de Sotavento, en los grandes eventos de diferentes ciudades se sigue mostrando el sombrero vueltiao como un trofeo y prueba de una bonanza que parece haber favorecido a unos cuantos mayoristas; Alexis Nova, Julio Alfredo Flórez y Deciderio Polo, siguen hoy preocupados por vender al menos un sombrero para poder comer, aunque solo les deje de ganancia 10 mil pesos, porque la mata que antes abundaba en sus patios ahora tienen que comprarla al paisa que la trae desde Antioquia.


¿Qué opinas de esto?


error: Este contenido está protegido